Aleinad Mina  

Jackson Pollock es un destacado artista visual del expresionismo abstracto. Vanguardia que surgió en Estados Unidos en 1940, se centró principalmente en el automatismo y en explorar la subjetividad del artista. 

Dicho movimiento fue un hito para el arte estadounidense pues influyó como tendencia mundial de aquella época, un dato relevante es que dicho movimiento fue financiado por la CIA a causa de intereses políticos. Vale la pena observar si realmente el arte de Jackson Pollock impactó por su estilo artístico o su prestigio se debe al subsidio que tuvo su obra principalmente por fines políticos.  

Pollock inició su carrera artística en 1930 en la escuela de bellas artes Art Students League de Nueva York. Aunque carecía de talento artístico para dibujar e ilustrar sus ideas, tenía la gran convicción de ser artista, sin quitar el dedo del renglón ni tener talento para dibujar, la suerte y las necesidades políticas lo colocaron en la cima artística. 

La obra de Pollock tuvo influencia del movimiento muralista mexicano de David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco; así como la exploración surrealista que continuó con el automatismo Dadá: suspender el dominio consciente para darle libertad al inconsciente.  Estos mismos principios son base de los artistas del expresionismo abstracto que trabajan en grandes formatos de lienzos, sin deseo de figuración, con cromatismo básicos, un espacio pictórico frontal y superficial, y plena libertad para expresarse. 

El trabajo de Pollock empezó a cobrar importancia cuando el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) le dio una gran crítica positiva, posicionando sus obras como emblemas de las libertades fomentadas por la democracia liberal, a la vez que se adquirió su propia colección Pollock.  

Su obra recuperó esa libertad de pintar en un terreno donde todo vale al carecer de cualquier convencionalismo, aunque esta idea dejó de ser novedosa desde el movimiento Dadá, unos veinte años antes. El acto de pintar en relación directa con el cuerpo como técnica también había sido explorada por los surrealistas. Aun así, el artista como sujeto necesitaba expresar cualquier cosa, una libertad carente de reglas que sea lo suficientemente moldeable para cualquier discurso. 

Pollock en una profunda autorreflexión y también emotiva por darse la propia libertad de explorar el espacio y moldear azarosamente la pintura en el lienzo, inventó su técnica. En 1940 se dio a conocer su técnica “drip paintings” que consiste en gotear la pintura sobre un gran lienzo, sin ningún tipo de orden, sólo esparcir la pintura con plena libertad de manera automática. Esta técnica fue la característica definitoria de su obra y su innovación en el mundo artístico.  

La controversia es que, al terminar la Segunda Guerra Mundial, acontece un conflicto entre Europa y América. La Guerra Fría fue una lucha no sólo sociopolítica sino también a nivel cultural y el arte jugó un papel importante. Mientras que en Rusia tenía un importante desarrollo cultural, Estados Unidos utilizó el expresionismo abstracto para imponer ideas y tendencias norteamericanas que intentaron ocultar la lucha socio-capitalista. De ahí que “los ideales de expresión individual” promovieron la libertad de expresión, como máxima artística e intelectual. 

Es entonces que en el 1947 aparece la CIA (agencia central de inteligencia) quien utilizó fondos de distintas fundaciones como la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford, para apoyar la vanguardia expresionista que surgía en Estados Unidos. Vale preguntarse si Jackson Pollock sería tan importante sin la intervención y el financiamiento que tuvo.