• Bailamos al son que nos marcan, perdemos soberanía, oportunidades y dinero

Miguel A Rocha Valencia

Digan lo que digan en las mañaneras, todos los mexicanos que pagamos impuestos o realizamos una actividad productiva, estamos aportando nuestro esfuerzo en favor de las políticas de Donald Trump y contribuyendo a su reelección.

Es un costo muy alto; habremos de pagar más, y si sumamos, resulta que no sólo contribuimos con dinero sino que estamos entregando a las empresas globales con sede en Estados Unidos, mucho de la poca soberanía que nos queda, capacidad de decisión interna, incluyendo la materia migratoria, traicionando los ideales de Bolívar y de la tradición mexicana. 

De entrada, con la cancelación del NAIM, que estoy seguro no es capricho de AMLO sino “sugerencia” del norte para no quitar conectividad a Houston, Los Ángeles y Panamá, México pierde en competitividad que a la larga será mucho más dinero de lo que se enterrará en Texcoco.

El Tren Maya, no sólo se entregará al gabacho sino que además le entregará biosfera y todos sus recursos, incluyendo extraterritorialidad de los operadores gringos (los 10 mil millones que anunció Jared Kushner).

Pero lo peor, una Guardia Nacional que no se ciudadaniza y se conforma de elementos militares más que policíacos, y que hasta hoy, está convertida en guardián de los intereses de Estados Unidos en México, con la captura, concentración y deportación de extranjeros indocumentados.

Luego vendrá la importación masiva de productos agroalimentarios, que incluye comida para humanos y para los ganados incluyendo bovinos, ovinos, avícolas y porcinos. Pero ese no será el costo real, sino que en el fondo, romperá cadenas productivas en México y más de alguna empresa agropecuaria irá a la quiebra. Los dueños de parcelas o propiedad privada, acelerarán el proceso de urbanización de predios agrícolas y ganaderos.

Seremos proveedores de lo que allá, en el norte, nos digan. Cultivos complementarios como frutas y verduras, porque hasta los forrajes nos van a enviar con millones de toneladas de maíz, genéticamente modificado.

Así vamos, está a simple vista. Lo que viene, es de temer, aunque claro, los que digan que no, es porque tienen otros datos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here