Miguel Ángel López Farías

Leí el encabezado del Universal, «La PGJ investiga a 106 maquillistas de Mancera», acusan a funcionarios de la procu del ex jefe de gobierno por andar mintiendo sobre las cifras en materia de seguridad. Ya sabemos, el nombre del juego es Mancera, los muchachos de Sheinbaum quieren llevarlo a la pira y que sirva de chivo expiatorio para ahuyentar a los demonios de los escasos resultados que hasta el momento se han dado en este gobierno espejo de la 4T.

La ciudad de México, el gran rompecabezas y su jefa de gobierno requieren con urgencia encontrar el justificante a todos los males y les gusta Mancera, como si antes no hubiese existido Marcelo Ebrard y la línea doce, AMLO y los segundos pisos.

Miguel Ángel Mancera puede ser el gran estilista que se desee, pero la ruta de caos y desorden va más allá de los seis años anteriores, el germen de la violencia no ha sido de generación manceriana, tiene más historia.

Pero ese es un punto distinto al que debería ser tratado con total seriedad por parte de los capitalinos lo que priva es la brutal realidad de las cosas, y estas se resumen en que la ciudad de México vive uno de sus peores capítulos de violencia, que llevamos meses inmersos en un tobogán que arroja no solos cifras preocupantes, sino que para la ciudadanía el vivir en la capital se convirtió en residencia de los anillos del infierno de Dante.

No nos engañemos, Mancera ya se fue, los que antes fueron gobierno ya no están, la responsabilidad es totalmente de los que llegaron, y lo hicieron con el diagnóstico bajo el brazo, no arribaron a un planeta distinto, ni descubrieron un nuevo continente, se trata de la ciudad que habita la propia doctora Sheinbaum, de la entonces delegación Tlalpan, ella llego acompañada de un equipo de mantuvo contacto con áreas del servicio público, según con experiencia en carteras como transporte o seguridad, ¿De qué hablan cuando justifican sus escasos resultados?

A eso se le debe llamar incompetencia, y no es descalificar a alguien, se trata de dar inicio a un gobierno que finque sus acciones en la madurez del reconocimiento de su propia inexperiencia.

Mancera pudo haber sido todo lo bueno o lo malo, y si el robo, extorsiono, defraudo o sembró la pirámide más alta de corrupción chilanga, que se le investigue y se le encarcele, pero la misma regla deberá ser aplicada hacia las anteriores administraciones.

Desde Cárdenas hasta la fecha, digo, fue la izquierda la que capitaneó los destinos de la otrora Tenochtitlan, lo que no se vale es que nos justifiquen la muerte o secuestro de algún familiar, el robo del celular, la caída en el bache, ser encañonados en un crucero, la matanza en un bar, la pelea entre los carteles, la aparición de cadáveres en vías públicas, la extorsión a comercios, no se vale, le digo, que el brutal clima que se respira en la ciudad sea endosado al pasado gobierno.

La jefa de gobierno ya lleva un tiempo razonable en el ayuntamiento, su equipo ya calentó sillas. ¿Y para cuando se harán notar que son gobierno con todo y con lo que prometieron cumplir? 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here