Claudia Luna Palencia

¿De quién sería la idea chocante de videocharlar con el presidente Joe Biden? ¿Acaso alguien susurró al oído del mandatario Andrés Manuel López Obrador para explicarle que, tras el desplante de no tomar la llamada a Biden cuando ganó las elecciones, era previsible una negativa para compartir las inmunizaciones anticovid?

Es cuestión de diplomacia pura y dura: López Obrador nunca debió negarse a hablar con Biden, hizo muy mal en no felicitarle cuando la mayor parte de los dignatarios de Europa salieron a reconocer su victoria en momentos en que Trump apretaba los dientes clamando un fraude electoral.

Una simple circunstancia de principios e inclusive, mantenerse alineado a lo que, Canadá también hizo inmediatamente, su otro socio en el tratado tripartito junto con México y Estados Unidos.

No se equivocaron quienes señalaron el desatino del presidente mexicano cuyo mal hacer ha marcado el inicio de la relación desde Palacio Nacional con la Casa Blanca.

En esos días de controversia poselectoral en la Unión Americana, en España se preguntaban extrañados qué le debía AMLO a Trump para “obedecerlo” a tal punto de no disgustarlo avalando la victoria del candidato demócrata.

Las primeras consecuencias están a la vista y habrá que tejer lazos de entendimiento para los próximos cuatro años, no es que Ecuador le pidiese vacunas a Estados Unidos… lo ha hecho su vecino, su socio tradicional, su aliado comercial.

López Obrador pide que le compartan dosis, pero Washington se las ha negado y unas horas después del encuentro virtual entre ambos presidentes, Biden ha recurrido a su cuenta de Twitter para, entre otras cosas, señalar que si esperaban en julio tener vacunas para toda la población estadounidense la buena noticia es que las tendrán en mayo.

Mucho antes de lo esperado. La población norteamericana de 328 millones de habitantes recibirá las dosis, sobre todo de Moderna, y será otra en los pocos países privilegiados en tener anticuerpos frente al coronavirus junto con Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes Unidos y se habla igualmente de Chile como el primero en América Latina.

A Colación

Compartir vacunas será una de las premisas fundamentales en tiempos en que reina la insolidaridad y el egoísmo. La Unión Europea (UE) que se siente timada por las farmacéuticas a las que ayudó con donaciones e inversiones generosas para estimular el hallazgo de una vacuna eficaz y luego acelerar la producción, señala que en su momento compartirán vacunas con otros países.

De hecho, la población de la UE, de 446 millones de habitantes, tiene precompradas más de mil millones de dosis de distintos productores y habla de compartir a otras naciones europeas que no pertenecen al club de los 27 como Noruega.

Israel, por su parte, ya prepara un esquema para vender vacunas a otros países, más bien para revender las dosis que le sobren, hasta el momento no se sabe cuántos viales se comprometió a venderles Pfizer; lo que sí se sabe es que tanto Israel, como Emiratos Árabes Unidos, son las dos naciones que hasta el momento han pagado más caras las dosis.

La política de suministro de vacunas en Estados Unidos, una vez cumplida la meta de inmunizar a su población en mayo, imagino que también tenderá a revender dosis.

El día de mañana, los primeros países que saquen adelante sus esquemas de inmunización tendrán consigo muchas ventajas no solo porque irán a una recuperación económica más segura también impondrán a otros terceros países sus condiciones de viaje; y muy seguramente tendrán un papel activo como revendedores de las vacunas lo que les permitirá hacer negocio.

¿Y México dónde estará? Con sus 126 millones de habitantes podría demorar de dos a cuatro años en lograr que su población quede inmunizada y eso bajo las dudas de que quizá sea necesaria una vacunación anual contra el coronavirus.

Muy seguramente con la ayuda de Estados Unidos podría haberse logrado este año, llegar a la meta, pero la Casa Blanca no lo ve como una prioridad, ni siquiera logística, ni siquiera estratégica, ni siquiera por lógica fronteriza. ¿Venganza?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here