Miguel Ángel López Farías

Lo hicieron, así es la política, los senadores de Morena, del PT y del PES votaron a favor de la contrarreforma de Peña Nieto y ahora falta la publicación para que vea la luz la de López Obrador.

¿La CFE garantiza con todo esto la producción de energías más baratas y limpias? ¿Quemando más combustóleo para hacer funcionar turbinas? ¿Los argumentos del presidente no son acaso los mismos que ha empleado para el rescate de la soberanía petrolera cuando recetó el cierre de ductos huachicoleros sin que se tenga ningún beneficio en el precio de las gasolinas?

¿Qué garantiza que la CFE cambiará con su solo y patriótico músculo los beneficios de la libre competencia en donde la iniciativa privada juegue a favor de precios más alcanzables para los consumidores y (no solo los que pagan recibos de casas habitación) sino de la industria que consume kilowatts-hora en grandes cantidades?

¿Nos tendremos que enterar un par de años después vía auditores de que dicha reforma morenista nos salió más cara tal y como ocurrió con la cancelación del aeropuerto de Texcoco? 

El caudal de demandas de inversionistas extranjeros y nacionales se harán notar, ahondando en la idea cada vez más firme de que México es el peor lugar para venir a apostar recursos económicos.

Desearíamos que esta reforma fuese todo lo positiva que se nos ha dicho, pero basta observar un puñado de ejemplos sobre el estilo de hacer gobierno por parte del mandatario:  la pifia de Dos Bocas, el tiradero de dólares con el cierre del NAICM, el Tren Maya, Santa Lucía, la quiebra de Pemex, vacunas, el desastre económico etc., etc., etc.

Nada se rescata, todo esto nos arroja hacia un caos y peores resultados: ¿qué garantiza que con una FCE MORENA nos irá mejor? ahora sí que el que avisa no es traidor ahí se las dejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here