Vladimir Galeana Solórzano

Siempre he sido un puntual seguidor de las causas de la naturaleza. Me he sumado desde hace muchos años a la causa ecologista y debo señalar que cuando estuve en GreenTV realicé más de doscientos documentales en diversos sistemas a lo largo y ancho del país, los que me propiciaron infinidad de invitaciones para platicar experiencias, dar conferencias en torno a los problemas que enfrenta el medio ambiente, hasta dónde podemos alcanzar los mínimos elementos para la conservación, pero sobre todo, mis visión personal de lo que se tiene que hacer para evitar que sigamos deteriorando a esa naturaleza de la que somos parte y destruyendo nuestras reservas.

He tenido y mantenido relaciones con la mayor parte de las organizaciones que se mueven en el tema ecológico, y sigo siendo un convencido de que el género humano ha sido el más irresponsable de todas las especies que pueblan el planeta. Las experiencias que viví en ese periplo por la mayor parte de los sistemas ecológicos del México de nuestros días, lo mismo en selva que en tundra, en los bosques que hemos devastado, en el desierto donde se siguen cazando especies en peligro de extinción, en montaña tratando de ubicar la forma en que se desarrolla la vida del Berrendo, en playas donde se destruyen los manglares, en ríos y lagos, y sobre todo en los lugares donde me han invitado para dejar constancia del daño que estamos provocando en la naturaleza.

Hace tres días envié una petición a todos mis contactos, que suman más de ocho mil, buscando que apoyaran a Change.Org, sumándome al llamado de la recuperación de la Laguna de Bacalar, sin importarme qué al final pidieran una cuota de apoyo para mantener viva la causa. Incluso en su comunicado colocan dos fotos, una con los siete colores, y otra con el agua revuelta. La cuota que solicitan, según afirman quienes manejan el sitio, es para el establecimiento de una cadena de apoyos para mantener la causa ecologista de referencia.

Ayer mismo me contacto Alexander Zetina, Presidente Municipal de Bacalar, quien me explico que la Laguna recupera su color de manera natural porque se oscurece a causa de las lluvias y los escurrimientos, y cuando estos cesan, vuelven los “”estromatolitos”, que son una de las formas de vida más antiguas en el planeta, y un tesoro natural casi único. Estas rocas vivientes subsisten en pocos lugares del mundo, como la costa oeste de Australia, las Bahamas, el Mar Rojo, Cuatrociénegas en Coahuila, y en otra Laguna en Quintana Roo llamada Chichankanab. En el caso de Bacalar, los siete colores que siempre han distinguido a esta Laguna, vuelven a su esplendor.

También me envió una serie de videos y fotografías que muestran la recuperación de los colores de la Laguna que tanta fama le ha dado en el mundo. Ayer deje de creer que estas organizaciones son impulsoras de causas nobles, y por la experiencia vivida puedo señalar que no es así. Al final siempre te piden dinero para que tu petición llegue a más personas. Con este hecho me decepcioné porque comprobé que son negocios que dejan mucho dinero a sus directivos mientras nosotros pensamos que son peticiones con causa. 

Conozco muy bien la zona de Bacalar, la he recorrido por tierra y por agua. Lo que realicé enviando el comunicado lo hice de corazón y porque soy un convencido de que tenemos que restañar el daño que le hemos hecho a la naturaleza. He visitado no tan solo Bacalar, Los Rápidos de Bacalar, y lugares aledaños como Huay Pix, Xul Ha, y Laguna Milagros, entre otros. Es más, a cuarenta y tres kilómetros de Bacalar se descubrió hace poco más de diez años Ichkabal, una de las ciudades mayas más grandes, y que también he visitado para observar el esplendor de una de las culturas antiguas más avanzadas del mundo. Recordemos que el Calendario Maya es el más preciso de toda la historia de la humanidad. Por eso he dejado de creer en las presuntas bondades de pedir apoyos para hacer campañas de recuperación, que hasta ahora me doy cuenta, son un negocio. Así de simple.

Al tiempo. Vladimir.galeana@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here