Jesús Corona Osornio 

Honduras, el Salvador, Cuba, países a los que López en su calidad de presidente visitó con un solo objetivo, llevarles los recursos para que esos países, excepto Cuba, dos de los programas sociales más cuestionados en México por la falta de transparencia de los mismos como lo han documentado algunos medios de la prensa nacional, Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida, cuya inspiración no es del presidente nada más, le importan mucho al señor Andrés, porque realmente la genialidad  es de la señora Gutiérrez esposa del que despacha desde palacio. 

La esposa del presidente es la “asesora” la que le pude decir al ciudadano López todo aquello que deseé. De ella sabemos que es historiadora con grado de doctorado, se dice que recibe una mensualidad del Sistema Nacional de Investigadores y que es profesora en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y supuestamente recibe un sueldo de los más elevados. 

La esposa de López tiene un gran poder para influir en la toma de decisiones y en el ánimo del Ejecutivo, ella tiene preferencia por la izquierda latinoamericana, lo que eso signifique y por los Castro Fidel y Raúl, admira a Lula, sus gustos por la música De Milanés y Silvio, pero también ama viajar a Nueva York. 

Beatriz también ha influido para que López su marido, voltease a ver a los países del sur, como Venezuela y Bolivia, y ha sido ella quién ha insistido a su esposo para que busque el liderazgo de América Latina, para impulsar una nueva forma de integración en el continente, y como lo ha citado esta columna, crear una especie De Unión Europea, con una moneda única y sin los EEUU ni Canadá, por eso el viaje del presidente se da en momentos en que viene la cita en Los Ángeles, La Cumbre de América y su anfitrión Joe Biden, a quién López considera una buena persona, y le ha pedido que sean invitadas las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países que según el presidente mexicano deben estar para que sea realmente un encuentro de todos los países del continente, condicionando su presencia a cambio de que si esas dictaduras criminales no fueren integradas a los trabajos de la Cumbre, el señor presidente no asistirá pero enviara una comitiva en su representación. 

López olvida que los EEUU son nuestro mayor socio comercial, y lo quiera o no el mandatario de México, su postura habrá de salirnos muy cara a todos los ciudadanos de este país. 

Últimamente al señor de la austeridad se le nota enfadado y en ocasiones cansado, muy irritable y con cierta dificultad para encontrar las palabras que con frecuencia no recuerda y se nota eso y más ante las cámaras de televisión. 

El presidente quien un día sí y al otro también no se acongoja para hablar mal de las oposiciones y de algunos reporteros y medios de prensa escrita, de radio, y para referirse al pasado como la madre del sufrimiento, la pobreza, el crimen organizado  y de todo lo que se le ocurra, los gobiernos anteriores dejaron todo mal, corrompido, le dejaron un país endeudado con mala calidad en los servicios de salud, y un largo rosario de culpas, para López es a partir de él, todo se compone, aunque la terca realidad se empeñe en demostrar lo contrario. 

Lula da Silva ex presidente de Brasil, es otro aspirante a dirigir los destinos de esta América, todavía nuestra, los sueños de opio de Lula y López son el presagio de algo nada halagüeño. No podemos olvidar que Rusia y China están de detrás del Foro de Sao Paulo. Ojalá los EEUU reaccionen a tiempo.  

Hasta la próxima.