Cuando el misterio es demasiado

impresionante no es posible desobedecer.

Antoine de Saint-Exupéry

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector. Los días de la pandemia van y no hemos podido tener en más de un año de emergencia sanitaria un día sin contagios, no hemos conseguido uno sola jornada sin que un mexicano fallezca por el Covid-19, ese cuento de que éramos ejemplo para el mundo por el manejo de la pandemia se disolvió muy rápido, esa tontería de que Hugo López-Gatell despacharía en la OMS quedó para una más de las mentiras de un gobierno simulador y ahora es cuando esto pasa la factura.

Aunque no le guste a López Obrador y tenga otros datos, por cierto, ya dejó de tener gracia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han emitido un alerta nivel 4, para que sus ciudadanos tomen sus precauciones si deciden viajar a algunos estados del país donde los contagios del SARS-CoV-2 van en aumento.

Pero el virus no es el único motivo para que los estadounidenses no visiten el país, la otra alerta se trata de la inseguridad que se encuentra desatada en los estados de Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y en Tamaulipas, en particular por el alza de secuestros. Me cuentan que en Palacio Nacional no les cayó nada bien esta situación, máximo cuando López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard presumen la relación con la administración de Joe Biden.

Y es que les cayó unos días antes de la participación de López Obrador, en la Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021, donde centró su discurso en una propuesta migratoria y la réplica de su programa social Sembrando Vida, que por cierto está cuestionado en México, obviamente que el Pejelagarto quiere que el patrocinio venga de Estados Unidos y con eso detener el flujo de migrantes de Centroamérica, es decir el papel de nuestro país fue una extensión de la migra con Trump y así seguirá la política con Biden.

Claro que horas antes los funcionarios de EU le respondieron a López Obrador que no hay interés para extender Sembrando Vida a la región centro del continente, pues no tiene sentido ni rigor ecológico que busque mitigar el cambio climático. El asunto pasa por la política energética de la 4T, proyectos interesantísimos en los años 70 del siglo pasado, el carbón y el petróleo porque las tendencias mundiales van en otro sentido.

El roce internacional de nuestro presidente es importante porque nos permite medir en qué lugar estamos, Mientras López apuesta por energéticos contaminantes, su refinería en Dos Bocas, apuesta por el carbón para producir electricidad y desprecia a las empresas generadoras de energías limpias, su par, Joe Biden se compromete a recortar a la mitad las emisiones con efecto invernadero de su país para 2030, con el objetivo de alcanzar la neutralidad en las emisiones de carbono en 2050.

Ya lo habíamos planteado, la agenda de Joe Biden y la de López Obrador no tienen puntos de concordancia y es cierto las condiciones de ambos países no son las mismas, pero nuestro gobierno no manda buenas señales en los temas de ecología, energías, cambio climático, solo entienden de politiquería, en eso igual y ganamos… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

Un nuevo escándalo de presunto abuso sexual, ahora el diputado de Morena Benjamín Huerta, habría narcotizado y tocado a un menor de edad. ¿También lo van a defender?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here