Luis Mena Pantoja

Diez batallas que cambiaron a México (2023), de Pedro Salmerón Sanginés y Raúl González Lezama, es una obra que recuenta y analiza episodios bélicos fundamentales en la historia nacional y con un impacto incluso a nivel mundial, explicando el contexto de cada combate en la trama histórica, sin dejar de lado aspectos relevantes como la sociedad, el territorio y la identidad nacional.

Bajo este enfoque múltiple, el libro presenta una visión amplia de cómo estas confrontaciones militares significaron momentos decisivos que influyeron en la formación del país y marcaron su historia, como parte del proceso de construcción de la nación y de la identidad nacional, así como de los sitios en que éstas se llevaron a cabo.

“Esas cosas que en realidad son feas, sucias, grises, llenas de ratas, de piojos, de cucarachas, de sangre, de muerte, de dolor, de sufrimiento, que son los campos de batalla”, expresó Salmerón Sanginés durante la presentación del libro.

Por su parte, González Lezama afirmó que este libro no es una apología de la guerra, porque la guerra es algo terrible, pero que cambia la historia. “En estas 10 batallas muchas de ellas definieron mucho lo que somos nosotros actualmente. Muchas de las cosas de las que disfrutamos se conquistaron en esas batallas”.

El libro aborda diez batallas y a través de su relato expone los cambios que se produjeron en el país por su causa; además comenta las formas de pensar de las sociedades de esas épocas, presenta la influencia que estas peleas tuvieron y cómo llega su impacto hasta el tiempo actual.

Salmerón Sanginés y González Lezama emplean estos combates militares como un medio para explicar la situación social de los diferentes momentos históricos, la conformación social, las formas de pensar y el desarrollo económico y social, a la par de narrar la acción colectiva de diversos ejércitos.

En las páginas del libro se abordan diferentes pasajes históricos, desde la guerra que comenzó con Moctezuma exigiéndole a Hernán Cortés irse del Anáhuac, con una narrativa que muestra la batalla y la matanza efectuada por el capitán Pedro de Alvarado para dominar la ciudad de México-Tenochtitlán, a partir de la revisión de diversos relatos de cronistas españoles y fuentes de tradición indígena que explican esta matanza.

A partir del relato de estos combates bélicos específicos, se expone como las sociedades han vivido y practicado la violencia, al utilizarla como un método organizado para lograr objetivos colectivos y particulares de las personas que dirigen estas guerras.

Al respecto, Pedro Salmerón aseguró que “las guerras son fascinantes vistas desde lejos. Aparecen en ellas las más extraordinarias facetas de los seres humanos. En torno a ellas se construyen los elementos épicos y dramáticos de la gran literatura y de la narrativa más impactante, así como los mitos fundadores de la mayoría de los estados modernos, que descansan en guerras territoriales o revolucionarias”.

Sin embargo, contrapone que las guerras son horribles vistas de cerca. “Aparecen en ellas las peores facetas de nuestra especie. En la guerra las personas –casi siempre varones jóvenes– se hieren y matan en los hechos de armas, en los campos de batalla y, más allá de ellos, aprovechan para violar, robar, vejar, destruir, herir y matar a las personas indefensas que constituyen la mayoría de la población”.