*Ahora resulta que los mexicanos si tienen experiencia para construir Dos Bocas

Miguel A. Rocha Valencia

Ya no entendí. Cuando se decidió invitar a las empresas: Consorcio Betchel-Technic, Consorcio Worley Parsons-Jacobs, Technic y KBR, para que construyeran la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, porque eran las mejores, el presidente López justificó la ausencia de licitación porque en México no había la suficiente experiencia para atacar la obra.

Sin tener un proyecto ejecutivo, fijó el monto de la obra den ocho mil millones de dólares hacía falta de experiencia en el sector y el plazo para su conclusión en tres años.

También para el aeropuerto de Santa Lucía fijó monto y tiempo, igual, sin que existiera un proyecto ejecutivo que le diera esa certeza.

Recordemos que la Línea 12 del Metro se hizo igual, se hizo un cálculo a “precio alzado” y por ajustarse a él, pasó lo que pasó, una obra con fallas estructurales irreversibles, salvo que se volviera a construir.

Frente a los cálculos a ojo de buen cubero del señor presidente, el Instituto Mexicano del Petróleo publicó un documento en el cual dice que la refinería no es viable técnica y financieramente ya que el costo total se subía de ocho mil a 14 millones de dólares.

Pero claro, que puede saber el IMP, donde hay puro científico graduado en universidades nacionales y extranjeras de alto prestigio. Total que las empresas convocadas dijeron lo mismo.

El monto de inversión y tiempo de terminación son mayores de los estimados por el presidente, para quien extraer petróleo es sólo hacer un hoyo en la tierra, así de sencillo, así de reduccionista y simplista.

Total que como las empresotas que ponderó en principio el nativo de Tabasco no se ajustaron a sus pretensiones, habla de que quisieron aplicar un sobreprecio, Ya sólo faltó que les dijera corruptas o socias de la mafia en el poder.

Y ahora como no le cumplieron va a resultar que siempre si se puede con los mexicanos hacer la obra, de repente aprendieron y sacaron la experiencia para construirla. Pobre secretaria de Energía y pobre del ingeniero agrónomo director de Pemex ¡Pobre México!

Lo mismo para Santa Lucía. En manos de quien estamos y en su gabinete, ya le dan la razón de todo, hasta en la hora que él dice que es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here