• Decisiones encaminadas al control absoluto del poder

Miguel A. Rocha Valencia

Luego de la imposición de cuatro miembros en la Comisión Reguladora de Energía (CRE), don López amenaza una vez más, con hacer su voluntad. Ya dijo que será un militar en funciones quien encabezará la Guardia Nacional; inició a escondidas la deportación masiva de migrantes, y con la creación de la tercera sala de la Suprema Corte de Justicia, cuyos ministros seguramente designará, cooptará al único poder de la Unión que hasta hoy se mantiene independiente del Ejecutivo.

Mientras tanto, va por buen camino su idea de monopolizar la entrega de dinero a la creciente clientela o “mascotas” que integran su base política. Serán, según los analistas, 50 millones de mexicanos beneficiados con la dádiva.

A cambio, seguimos sin ver el fruto de la lucha anticrimen y contra la corrupción. Los muertos aumentan y la violencia alcanza niveles inimaginables con delincuentes que roban y asesinan de manera cínica e impune.

Enfrente, se sigue echando la culpa de todo a la corrupción, pero no caen culpables, lo cual “habla” de un pacto de impunidad o de que tal podredumbre fue una exageración de campaña.

Nuestra percepción es que si hay tal corrupción, pero se oculta a los culpables en un acuerdo que incluyó la entrega del poder, y si así es, para qué vociferar. La única justificante para ello sería la existencia de una estrategia transexenal que poco a poco aprieta el cuello del ganso hasta que las expresiones opositoras al régimen sean asfixiadas, lo mismo en los medios de comunicación como los periodistas de verdad.

Se ve difícil, las plataformas críticas se achican, pero al igual que la oposición política disminuida, no deben ceder la plaza. Tienen que sostenerse y a pesar de agravios, alzarse como conciencia de un sistema que se marca a sí mismo como autócrata, con un caudillo sabelotodo que en su ignorancia acentúa su vocación autoritaria.

Ahí están sus hechos, algunos contra toda lógica, otros con tintes de venganza y los más, que revelan estulticia, ignorancia o sometimiento a dictados extranjeros.

En tanto seguiremos esperando la caída de quienes se enriquecieron a costa de la miseria de muchos mexicanos y que hasta hoy, no son castigados.

Al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here