La zona arqueológica del Templo Mayor, en el centro de Ciudad de México, reabrió sus puertas bajo protocolos sanitarios después de más de un año de cierre debido a la pandemia del coronavirus.

La reapertura del sitio ocurrió a las 10:00 h del tiempo local “bajo estrictas medidas sanitarias a fin de garantizar la seguridad de su personal operativo y de los visitantes” y con “grupos no mayores a 10 personas”, informaron las autoridades.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó en un comunicado que la zona arqueológica abrirá los martes, miércoles, viernes y sábados, y su aforo estará restringido a un máximo de mil visitantes por día, pero el Museo de Sitio todavía permanecerá cerrado.

Entre las medidas preventivas, de carácter obligatorio, que se pudieron observar en su primer día de apertura fue el uso de la mascarilla, la toma de temperatura corporal y la aplicación de gel hidroalcohólico, además de distanciamiento social.

Los encargados del lugar también indicaron a los visitantes que en caso de que alguna persona presente síntomas de contagio se le dirigirá de acuerdo a los protocolos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here