El consejero delegado de la farmacéutica Pfizer, Albert Bourla, opinó que la posible suspensión de las patentes de la vacuna contra COVID-19, apoyada por Estados Unidos, creará problemas de suministro y “desincentivará” a otras empresas a tomar riesgos.

En una carta publicada en su cuenta de LinkedIn, Bourla reflexionó sobre esta iniciativa a la que han mostrado su oposición las principales fabricantes del sector y afirmó “categóricamente” que, de salir adelante, va a “crear más problemas” en lugar de mejorar la situación de la cadena de suministro.

“La exención propuesta para las vacunas de covid-19 amenaza con interrumpir el flujo de materias primas. Desatará una batalla por los insumos clave que necesitamos para crear una vacuna segura y efectiva”, anticipó el ejecutivo.

La vacuna de Pfizer, desarrollada con el laboratorio alemán BioNTech, requiere 280 componentes de 89 suministradores diferentes ubicados en 19 países, sobre lo que Bourla desgranó que “la escasez” de esos materiales es lo que provoca un “cuello de botella” en la producción, y no la infraestructura.

“Entidades con poca o nula experiencia en producir vacunas probablemente perseguirán las mismas materias primas que necesitamos para escalar nuestra producción”, explicó, alertando de que eso podría suponer un “riesgo para la seguridad” pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here