Picotazo Político / La corrupción de Peña

0
63

Miguel Ángel López Farías

Es la portada del Sol de México del día de hoy, la Auditoria Superior de la Federación (ASF) detectó desvíos por dos mil millones de pesos en el aeropuerto de Texcoco, ahí está el principal argumento del presidente AMLO para detener la obra de ese aeropuerto, la ASF hace su trabajo y le otorga al mandatario una potente pelota para que conecte el tan ansiado pitazo y si toda la investigación se logra edificar sobre bases firmes, el presidente López Obrador estaría jalando el gatillo sobre el blanco de la corrupción de Peña Nieto y esto sería reconocerle a la 4T un triunfo sobre esas otras fuerzas que durante el último sexenio se dedicaron a saquear al país.

No solo el frente abierto que representa Emilio Lozoya y el atraco a Pemex sino lo que la pasada administración en la SCT cometió llevados de la mano de Gerardo Ruiz Esparza, uno de los hombres de mayor confianza de Peña Nieto y señalado por  ser uno de los operadores de todo un entramado de corruptelas que involucraba no solo a lo del defenestrado aeropuerto de Texcoco sino a las concesiones entregadas a grandes empresas como OHL para operar autopistas, tal y como se ha denunciado en este espacio con el circuito exterior mexiquense,  la empresa española consentida de Peña.

El tema es que lo de Texcoco iba por la misma ruta, una en donde el equipo del expresidente se irían con las manos llenas producto de sobreprecios y un sin fin de cochupos, con obras sobredimensionadas en costos y que ahora, la ASF encuentra como la punta de un iceberg que terminara estrellando el blindaje de Peña Nieto, y la última palabra la vuelve a tener el actual presidente, el cual requiere con urgencia un tanque de oxígeno en la narrativa que le dé cuerpo a su batalla en contra de la corrupción y le permita salir de esta tormenta publica producto de los yerros en sus respuestas sobre feminicidios, la rifa del avión y demás perlas.

La lucha contra la corrupción está por hacerse realidad en contra de una de las figuras que más permitió los excesos y abusos, que abandono la idea original de demostrar que ellos si sabían como hacerlo, el grupo que se hizo del poder bajo el pendón de que “esa nueva generación” de priistas relanzarían al país a un mejor nivel de crecimiento y progreso, así fue el sexenio de EPN y hoy, está en AMLO dar la última palabra sobre si permitirá que todo pase al olvido o López Obrador pase a la historia como el primero que mete a la cárcel a su antecesor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here