La apuesta por la transformación política encuentra

su mayor aliado en el campo de lo cultural.

Si no se da la batalla cultural,

se puede perder la batalla política

Carlos Monsiváis

Arturo Suarez Ramírez / @arturosuarez

Estamos por finalizar el sexenio de Andrés Manuel López Obrador y todo está peor que antes, cabe mencionar que terminó pareciéndose a Vicente Fox quien también levantó una gran expectativa, pero al final resultó en un ridículo y la mayoría de los mexicanos no estábamos mejor en el 2006, se disparó la corrupción, se descontroló el crimen organizado y la violencia. El Pejelagarto va a entregar peores resultados que sus tres antecesores, aunque ya sabemos la estrategia para lavarse las manos, seguirá culpando al pasado y a sus adversarios.

En todas sus mañaneras la tónica ha sido hablar de los de antes, de su insultante corrupción y el tabasqueño tiene razón, pero sus ínfimos resultados lo ponen al nivel y quizá más abajo. De entrada, fue López quien ofreció llevar a juicio a los expresidentes, pero transfirió esa responsabilidad a una consulta ciudadana y movió todo para que el resultado fuera el que ya había decidido, el pueblo les dio el indulto, eso sí los menciona en la mañanera. Pronto López será cosa del pasado y quien llegue tendrá la cuartada perfecta por el fracaso de la 4T.

Algo parecido sucedió con la “corrupción” que según ellos había en la asignación de contratos para construir el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el hijo de Macuspana se emberrinchó para suspenderlo y hacer el AIFA, de aquellos corruptos no quedó rastro, no hubo denuncias. Misma situación con las empresas que surtían medicamentos al sector salud y que se les cancelaron los contratos, eso provocó un gran desabasto en un sistema de salud atrofiado, de aquellos corruptos nada se supo, solo señalamientos para endosar el FRACASO a sus adversarios.

El ecocidio que ha provocado la construcción del Tren Mayas está documentado, ahí quedan las denuncias de los ambientalistas con los que López también se peleó, les dijo pseudoambientalistas al servicio de Claudio X González y de los conservadores, afortunadamente las evidencias están ahí, la devastación es algo que no se puede ocultar por más que se busque culpables. Hace unas semanas no le quedó de otra más que aceptar que sí hay daño en el Tramo 5 y que el concreto ha llegado a los acuíferos. Un Tren que ya sobre pasa 511.2 mil millones de pesos, monto 228% mayor al presupuesto original, es decir 156 mil millones de pesos y todo aquel que hace critica es un adversario para la 4T.

Qué decir del pleito que trae con los periodistas y comunicadores que hacen su trabajo, con los empresarios y hasta se peleó con la clase media de la Ciudad de México de los que dijo son manipulados por los medios de comunicación y eso hoy tiene en aprietos a su “corcholata” Clara Brugada en una contienda muy cerrada y con grandes posibilidades de perder el territorio que empoderó a las izquierdas partidistas y al mismo López.

Así podríamos pasarnos enlistando todas las broncas que se ha buscado López y que las ha fincado con el objetivo de construir su narrativa de mártir, de eximirse de la responsabilidad de gobernar, de extraerse de sus FRACASOS, pero la evidencia siempre será más fuerte y los molinos de viento no son gigantes más que en la loca cabeza de quien los ve… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

¿Se le terminó la sonrisa socarrona al tiktokero Arturo Zaldívar?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. Hasta la próxima.