• Reginaldo Sandoval, otro cacique del PT y cómplice de los Gaona
  • Baltita se hubiera topado con piedra con Silvia Quintero
  • Erick Gaona sin oportunidad ante Bladimir

José Cruz Delgado / anacionaldeinformacion@yahoo.com.mx

Algunos integrantes de la familia Gaona son de mala sangre, como Baltazar Jr., conocido como «Baltita» y Erick Gaona, quienes se acostumbraron a estar en el poder gracias a don Baltazar Gaona, hombre de horca y cuchillo en la región de Tarímbaro y alrededores.

Fue diputado local y varias veces presidente municipal, gracias al dinero, pues compraba voluntades a costa de lo que fuera con tal de salirse con la suya, era en sí un cacique político acostumbrado a mandar y que nadie lo contradijera, igualito que Andrés Manuel López Obrador.

Al fallecer, siendo aún alcalde, su hijo Erick asumió la presidencia municipal, y en declaraciones dijeron que iban a seguir con el legado de su padre, o sea, mantener control político y mantener a la gente agachada, sin levantar la cabeza, incluso, a la salida del municipio, el ego de los hermanos llegó a tanto que eligieron un monumento en su memoria representado por un lobo aullando: el lobo de Tarímbaro, que días después fue destruido por grupos feministas.

Don Balta, primero fue priista, después perredista y luego petista, fue un chapulín que daba saltos de un partido a otro de acuerdo a sus intereses personales. Carecía de ideología, sus dioses eran el poder y el dinero. Sus administraciones estuvieron plagadas de corrupción, que en su momento fueron exhibidas por diferentes medios de comunicación tanto a nivel nacional como local.

«Yo no soy de Tarímbaro, Tarímbaro es mío llegó a decir en múltiples ocasiones. De ese tamaño era su ego y su soberbia.

Pero bueno, él ya no está para defenderse y hay que hacer leña del árbol caído. Pero esas son las historias que se dicen aún de un político que tuvo bajo el yugo a miles de ciudadanos por muchos largos años.

Pues ahora, Baltita y Erick Gaona quieren seguir su ejemplo, tal y como lo prometieron. Baltita es diputado local por el PT, y va por la reelección, su hermano Erik va a la presidencia municipal de Tarímbaro y fue derrotado por el priista Bladimir González en el proceso electoral anterior, pues ahora va por la revancha y es candidato por la Coalición Sigamos haciendo historia, pero será muy difícil que le gane a Bladimir González que va por la reelección, en candidatura común PRI -PAN-PRD, pues ha hecho un magnífico trabajo al frente de la comuna y posee un gran liderazgo junto con la presidenta del PRI local Silvia Quintero Castañeda.

Baltita sobresalido como legislador por los escándalos, pero es tan negro como una noche de tormenta. Lamentablemente le pusieron un candidato débil de nombre Antonio Sosa, si le hubieran puesto a Silvia Quintero sería otra historia, pero lamentablemente el PRI no le hizo justicia. Con ella sí, Baltita se hubiera topado con un hueso duro de roer. Sin embargo, si los Gaona son derrotados se acabaría su carrera política y el terror en que mantienen a ciudadanos en algunas comunidades y tenencias.

Hoy ese Imperio está por derrumbarse y ese es el temor que tienen los Gaona. Todo indica que Baltita no tiene memoria, pero la población sí y no olvida que en las administraciones de su señor padre (QEPD) predominó el escándalo, la corrupción, el huachicoleo, las extorsiones, la inseguridad y las ejecuciones.

Hoy este gris diputado se da golpes de pecho y se siente perdonado por la 4T.

Estos negros personajes son apoyados por y nefasto y también cacique del PT, Reginaldo Sandoval Flores, un diputado federal gris y dueño del petismo