El miedo a la muerte viene del miedo a la vida.

Un hombre que vive plenamente

está preparado para morir en cualquier momento.

Mark Twain

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimados amigos lectores gracias. Insisto en el tema, la libertad de expresión y crítica deben ser una garantía irrenunciable en las democracias, así se fortalecen. La sociedad mexicana debe dar el paso hacia la madurez, ejercer las libertades con responsabilidad y siempre con el mayor rigor para que estas sean certeras, verdaderamente constructivas, que abonen y en su caso denuden actos infames de corrupción.

Sin embargo, el primero en transgredir este principio, ha sido el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, desde su tribuna mañanera, ha estigmatizado a comunicadores y periodistas, los ha señalado sin tener las pruebas contundentes y necesarias. Otros son echados a las jaurías de las redes sociales por “reporteros” de dudosa procedencia que comen de la mano del director de comunicación social de la presidencia, así han mandado a la picota a Ciro Gómez Leyva, Joaquín López Dóriga, Carlos Loret y una larga lista, sobre su trabajo y sus pecados que la audiencia juzgue.

 Y es que López Obrador aplica lo que ha vuelto máxima: “la calumnia cuando no mancha tizna”, y así se aplica como política y así nos las aplican a los periodistas.

La semana pasada una familia, por iniciativa del padre, bajó del avión en el que viajaba el presidente López por considerar peligroso el vuelo.  Las redes sociales se inundaron inmediatamente de críticas y también de quienes estaban a favor del presidente, a quince meses la 4T no ha querido hacer un llamado para dejar de polarizar a la sociedad.

Lo curioso del caso es que dos legisladores de Morena metieron la pata, hicieron lo que tanto criticaban, acusaron sin verificar la información y hasta acusaron a Francisco Javier Quiroz –quien bajo del avión con todo y su familia- de servir a los intereses de los conservadores y tener antecedentes penales.

Esa es la calidad de los morenos que acusan sin analizar y sin investigar, y claro ellos fueron víctimas de muchas situaciones parecidas, y es por eso que deberían actuar de manera diferente y no medir con doble rasero. Porque repito lo que reza su patrón: “la calumnia cuando no mancha tizna”.  

Entre Palabras

Que hace unos días Andrés Manuel López Obrador, dijo en reunión privada que hay que frenar a Felipe Calderón. Pronto podríamos ver una severa y contundente acusación que salga del vecino país del norte, una acusación de su amigo y superpolicia en su sexenio.

Escríbeme al correo electrónico suartu@gmail.com y en la cuenta de Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here