• «Alabardas, alabardas», puede dialogar con la «abominable» guerra de Rusia y Ucrania 

Las ideas y el talante intelectual del Nobel de Literatura José Saramago mantienen una capacidad vigorosa de interpelación e interlocución con nuestro tiempo, hasta el punto de que su novela inconclusa, «Alabardas, alabardas», puede dialogar con la «abominable» guerra de Rusia y Ucrania. 

El biógrafo literario del escritor (1922-2010), Fernando Gómez Aguilera, acaba de publicar el libro «José Saramago. El pájaro que pía posado en el rinoceronte», cuya aparición se enmarca en los actos conmemorativos del centenario de su nacimiento.  

En una entrevista explica que, del estudio de la obra literaria de Saramago, se deduce que «sus ideas y su talante intelectual mantienen una vigorosa capacidad de interpelación e interlocución con nuestro tiempo». 

En este sentido, cita el caso de la novela «Alabardas, alabardas…», inacabada. En su opinión, «dialoga con la abominable guerra en Ucrania, promovida por Rusia, y la reacción armamentística en curso». Además, cobra actualidad, «más que nunca, su idea fuerte de no reconocer ninguna prioridad por encima del ser humano».  

Gómez Aguilera alude a la capacidad de Saramago como intelectual y narrador de «alertar sobre las desviaciones del sistema y ponerlo en cuestión».  A su juicio, esto ocurre tanto en su literatura como en su activismo público como ciudadano e intelectual comprometido con su tiempo, que «desplegó una vigilancia crítica muy dinámica, característica de su personalidad, alejada de la indiferencia y el aislamiento estético».