• En este quinto título de la colección, creada en 2020 por Ediciones Periféricas, el investigador Mauro Quiñones se sumerge en la violencia y sordidez de la Ciudad de México para resolver un misterioso crimen. 

Juan Carlos Aguilar 

“Me llamo Mauro Quiñones, pero en las calles me conocen como Punto y Coma. Subarriendo una oficina, un cuartucho en el que apenas cabe un escritorio y una silla en la avenida San Juan de Letrán”. 

Con esta escueta descripción, se presenta ante los lectores el “investigador de poca monta”, demasiado marginal y muy nostálgico, que protagoniza Negra Semana Santa (2021) con la que David Cortés (Ciudad de México, 1961), quien tiene una trayectoria de más de 30 años como periodista musical, hace su debut como novelista. 

La obra, que está dividida en ocho capítulos (uno por cada día de la semana santa, además del domingo de Resurrección), aparece al público precisamente en días “santos”.  

Se trata de la quinta y más reciente entrega de la serie RedRum del sello Ediciones Periféricas, la cual surgió el año pasado, ya en plena pandemia, con la intención de publicar óperas primas del género negro, escritas por autores mexicanos, aunque también ya ha ingresado a la colección la pluma del guatemalteco Francisco Alejandro Méndez, (Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” 2017). 

En Negra Semana Santa, que tiene a la Ciudad de México y a sus tugurios de mala muerte como el escenario ideal para una historia colmada de sordidez y violencia, Quiñones debe desentrañar el crimen de su amiga Laura Lima, “guapa y atormentada cantante”, perpetrado en el contexto de las masacres estudiantiles de finales de los años 60 y principios de los 70. 

“A Negra Semana Santa no le faltan elementos: tipos y lenguaje rudo, chicas desamparadas, ambientes sórdidos, alcohol, drogas, soledad”, ha dicho el escritor Esteban Martínez Sifuentes, autor de Malmarido (2020), que también forma parte de esta colección.    

A casi un año de esta propuesta editorial, ya con cinco títulos publicados y con planes renovados para 2021, Nahum Torres, editor de Ediciones Periféricas, confirma que el interés de crear la Serie RedRum es dar a conocer “las primeras fechorías” de escritores emergentes.   

“Tenemos nombres muy consabidos dentro del género negro en México: padres, padrinos, abuelos, pero a nivel editorial hemos dejado de lado esas primeras búsquedas de autores noveles, reconoce Torres en entrevista, dispuesto a saldar esa ausencia. 

Respecto a los temas que narran estos autores en sus obras, destaca que “reflejan muy bien” algunas situaciones sociales que se viven (y padecen) actualmente, como desapariciones forzadas, feminicidios o violencia de género.  “La literatura da cuenta de ello, a través de relatos en donde se reflexiona en torno a delitos que han marcado esta época y que nos lastiman y duelen a todos”, menciona.  

Voces emergentes 

El primer título de RedRum fue Adicción a ver muertos de Oswaldo Buendía Galicia (Ciudad de México, 1983). Se trata de la primera entrega de la trilogía fantástico-noir denominada Sorel & Cía. En ella se narran las aventuras de dos detectives sui géneris: un hombre con “problemas de edad” y un enano fantasma, que se dedican a resolver los casos más extraños que ocurren en una misteriosa metrópoli conocida como Ciudeath. 

Le siguió La marca del mexicano de Mauricio Neblina (Ciudad de México, 1993). Los dos relatos que reúne el libro conforman un “doble espejo” de un trágico microcosmos plagado de decadencia y criminalidad. El autor logra reunir en sus historias dos géneros, el western y la ciencia ficción, para describir la pudrición del sistema político en nuestro país.  

La tercera entrega es la ya citada Malmarido de Martínez Sifuentes (San Luis Potosí, 1960). Con esta primera novela, el autor regresa a la ficción luego de un silencio de más de 20 años, cuando publicó un libro de relatos. En esta nueva obra, Sifuentes aborda con profundidad y crudeza el tema del feminicidio. 

El cuarto título es Si Dios me quita la vida de Francisco Alejandro Méndez (Guatemala, 1964). Cuenta la historia de un asesinato múltiple que deberá resolver el comisario Wenceslao Pérez Chanán y los detectives que tiene a su cargo.  

“Francisco Alejandro Méndez transforma el núcleo narrativo en un dibujo cubierto de matices”, afirma la escritora Elizabeth Jiménez Núñez en la cuarta de forros de este título que representa la reaparición del narrador guatemalteco en una editorial mexicana.  

Para 2021 Ediciones Periféricas tiene programado el lanzamiento de al menos dos títulos más: El quebranto, novela de Juanjo R. García, y un volumen de relatos policiacos de Atzin Nieto.