Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS), han identificado una defensa que limita la infección al bulbo olfatorio y protege las neuronas del daño.

El estudio publicado en la revista Science Inmunology, explica que las neuronas en la nariz responden a los olores y envían información a una región del cerebro conocida como bulbo olfativo. Si la infecciones respiratorias llegan a esta área podrían causar encefalitis.

Investigaciones anteriores mostraron que las células inmunes dentro del sistema nervioso central asumieron el papel de ayudar a reconocer el virus y limitaron el daño a las neuronas, debido a esto el sistema nervioso central ha evolucionado para incluir varios mecanismos de defensa para mantener el patógeno fuera.

El virus inhalado viaja a través de las fosas nasales e interactúan con el tejido epitelio olfativo, responsable de nuestro sentido del olfato y ofrece una manera fácil para que el virus evite las barreras tradicionales proporcionando una vía directa al cerebro.

Por otra parte, la nueva investigación demostró que la células T CD8 son parte del sistema inmune responsable de controlar y proteger el cerebro después de la infección del tejido nasal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here