Una marcha de pobladores de Senkata y El Alto y familias de las personas fallecidas el martes durante la toma de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) se dirige a la sede de Gobierno en La Paz para exigir justicia y la renuncia de la autoproclamada Presidenta, Jeanine Áñez.

De acuerdo con el diario local Los Tiempos, un sector afín al Movimiento Al Socialismo (MAS) -partido del ex Mandatario Evo Morales- determinó en un cabildo continuar con los bloqueos y las movilizaciones hasta lograr la renuncia de Áñez.

La marcha va encabezada por los féretros de los ocho fallecidos en los enfrentamientos del martes.

Este jueves, la Defensoría del Pueblo informó que ocho civiles fallecieron por impactos de proyectiles de armas de fuego, cuya autoría se investiga, durante el operativo militar en la ciudad de El Alto.

«Las ocho personas fallecidas en El Alto tras el operativo policial-militar en la planta de Senkata murieron por impacto de proyectil por arma de fuego», según un comunicado de la Defensoría.

Fuente: Reforma