Cuatro mexicanos figuran en la lista de los fugitivos más buscados por la Administración de Control de Drogas​ (DEA) de Estados Unidos.

Rafael Caro-Quintero lidera la lista con 20 millones de dólares como recompensa por información que lleve a su captura.

Es buscado por el secuestro y asesinato de un agente federal, además de por crímenes violentos, posesión con intención de distribuir mariguana y cocaína y participar en una empresa criminal.

Ismael ‘El Mayo’ Zambada es el segundo fugitivo más buscado en Estados Unidos.

Es señalado por delitos relacionados con drogas como cocaína y mariguana, así como por lavado de dinero, posesión de armas de fuego, crímenes violentos, y formar parte de un cártel.

Nemesio Oseguera, alias ‘El Mencho‘, es acusado por diversos delitos federales, también relacionados al tráfico de drogas y asesinatos.

Finalmente, el cuarto mexicano más buscado por la DEA es Jesús Alfredo Guzmán. ‘Alfredillo’ es hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa.