• Guardia Nacional vulnera derechos humanos y los antes defensores ¿Dónde están?

María Escalante García

La República Mexicana enfrenta la primera crisis migratoria del año, cientos de migrantes centroamericanos, la mayoría de ellos de origen hondureño, pretenden alcanzar el sueño americano atravesando por el territorio nacional, pero desafortunadamente se enfrentan a un gobierno de Cuarta… Transformación sometido por el inquilino de la Casa Blanca y que a través de la Guardia Nacional que ha funcionado como muro fronterizo vulneran los derechos humanos de estas personas.

Desde el comienzo de la nueva administración federal, López Obrador prometió trabajo y visas humanitarias a migrantes centroamericanos sin embargo las caravanas aumentaron y el asunto se salió de su control, lo que causó la molestia del presidente norteamericano Donald Trump quien amenazó a México con imponer aranceles a sus exportaciones, para junio de 2019 se firmó un acuerdo en el que el gobierno mexicano se comprometía a frenar el flujo migratorio.

Hace unos meses en el puente internacional Rodolfo Robles, -ubicado en el estado de Chiapas, México y Ciudad Tecún Umán, Guatemala-, funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) recibían a los centroamericanos con botellas de agua e iniciaban trámites de regularización, que los extranjeros podían seguir en libertad.

Actualmente la situación ha cambiado completamente, a tal grado que hace pocos días migrantes centroamericanos se enfrentaron con elementos de la Guardia Nacional quienes lanzaron gas lacrimógeno, golpearon y sometieron a varias personas, incluso menores de edad fueron separados de sus familias, un hecho que nunca se había visto en el país. Es este contexto ahora los migrantes son encerrados en una estación de Tuxtla Gutiérrez en la que se inicia un proceso que finaliza con su deportación. Actos que lógicamente López Obrador minimizó y calificó de aislados

Caravanas Migrantes

En los últimos siete años las solicitudes de personas de origen centroamericano para refugiarse en México han aumentado en casi 5 mil por ciento, según cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar). Este órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación (Segob) registra que, durante el primer año de gobierno de Peña Nieto, se tuvieron 909 solicitudes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Belice, Costa Rica y Panamá.

Para 2019, también primer año de gobierno de López Obrador, según datos preliminares, las solicitudes ascienden a más de 45 mil, la mayoría de estas de origen hondureño y salvadoreños, es decir 50 veces más que en el lapso antes mencionado.

Es en octubre del año 2018 cuando se inicia este fenómeno de caravanas migrantes, lo que algunos expertos denominan como ‘éxodo’ o desplazamiento forzado de centroamericanos en tránsito por México hacia Estados Unidos. De acuerdo con estimaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), esa primera caravana estuvo integrada por cerca de 7 mil hombres, mujeres y niños.

Un estudio del Colegio de la Frontera Norte, explica que el movimiento de migrantes en masa es una táctica de supervivencia para llegar de manera segura a Estados Unidos. Datos reportados por la Segob, indican que en 2019 México recibió 39 millones de migrantes, de los cuales solo 3% llegó de manera irregular y el resto de forma protocolaria para fines turísticos, académicos, familiares o de negocios.

En la última semana, cientos de migrantes centroamericanos, en su mayoría de Honduras, iniciaron un nuevo éxodo en caravana con el fin de llegar a Estados Unidos, pero vieron impedido su paso una vez que llegaron a la frontera con México, donde fueron agredidos por elementos de la Guardia Nacional, lo que hasta el momento le ha costado críticas severas al gobierno de López, incluso por parte de organismos internacionales.

La Comar informó que en 2019 se reportaron 115 mil 237 situaciones de deportación y retorno asistido, de los cuales 436 corresponden a deportaciones y 81 mil 181 a retornos asistidos para adultos y 33 mil para niños. Hasta el cierre de esta edición suman un total de mil 754 hondureños pertenecientes a la primera Caravana Migrante de 2020 que han sido deportados. De igual manera el INM informó la captura de mil 300 migrantes indocumentados en Chiapas y otros 800 en Tabasco.

Una imagen que se volvió viral en las redes y que causó indignación, es la de un elemento de la Guardia Nacional metiéndole el pie a un hombre poco corpulento que sólo carga una mochila en su espalda y sus tenis amarrados a la cintura para no mojarlos. La finalidad de este acto por parte del militar fue derribar y detener al migrante, pero además de la zancadilla le apuntó con un gas lacrimógeno. La imagen fue capturada por la agencia de noticias AFP.

El silencio se vuelve cómplice…

Personajes afines a la ideología de Morena que anteriormente se decían férreos defensores de los derechos humanos de los migrantes hoy simplemente callan, tal es el caso del Padre Alejandro Solalinde, quien años atrás en Oaxaca levantaba la bandera de la defensa en favor de los migrantes, pero actualmente siendo afín a la política de López Obrador, no se ha pronunciado al respecto como lo hacía en tiempos de Felipe Calderón y Peña Nieto.

 Ni que decir de la ombudsperson, Rosario Piedra Ibarra, quien se supone debe proteger los derechos humanos de estas personas, contrario a esto prefiere omitir el tema y lo único que argumenta es que está al pendiente de la actuación de la Guardia Nacional en contra de migrantes centroamericanos, lo cierto es que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), manejada por ella, no ha emitido recomendación alguna al respecto hacia el gobierno que le apadrino su llegada a la CNDH.

El legislador morenista Porfirio Muñoz Ledo, ha sido tajante en señalar a través de sus redes sociales, que los actos realizados por la Guardia Nacional son una violación a la Constitución y a Tratados Internacionales, sin embargo, cuando intento hacer uso de la palabra para exigir una explicación a estos actos durante la sesión de la Comisión Permanente, en la cual se presentó la titular de la CNDH, colegas morenistas no avalaron su intervención y le impidieron hablar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here