• De acuerdo con informes de la Conagua, en el país se está superando los 30 grados, incluso hay estados que podrían experimentar temperaturas superiores a los 40 grados 
  • Según la OMM, la batalla contra las olas de calor está prácticamente perdida, se prevé que las olas de calor continúen siendo un problema importante al menos hasta 2060 

María Escalante García 

México ha registrado altas temperaturas en los últimos días de acuerdo con informes de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), generando una tercera ola de calor superando los 30 grados en todo el país, incluso hay estados que podrían experimentar temperaturas superiores a los 40 grados entre ellos Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero. 

Esta situación mejor conocida como olas de calor son fenómenos climáticos extremos que se producen como resultado de la crisis climática. En un mundo que se está calentando rápidamente debido a la actividad humana desde la era industrial, los récords de temperaturas máximas se están rompiendo constantemente a medida que avanzamos en el siglo XXI. 

Estas anomalías térmicas, que pueden durar de cuatro a diez días, son especialmente intensas en las áreas urbanas debido al fenómeno conocido como «isla de calor». Este fenómeno se produce cuando los materiales de construcción y las estructuras urbanas absorben calor durante el día y lo liberan lentamente durante la noche, manteniendo las temperaturas más altas de lo normal. 

No terminará… 

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la batalla contra las olas de calor está prácticamente perdida. Incluso si logramos reducir significativamente las emisiones, se prevé que las olas de calor continúen siendo un problema importante al menos hasta 2060.  

Esto significa que tendremos que lidiar con las consecuencias de las olas de calor, como el aumento de las muertes por golpe de calor, el deshielo acelerado del Ártico y los devastadores incendios forestales que hemos presenciado recientemente, como los ocurridos en Canadá y cuyo humo llegó hasta Nueva York a principios de junio. 

Causas… 

El problema se refleja en dos factores principales que están dando forma a un período de calor excepcional para el planeta, según los meteorólogos: las continuas emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la actividad humana y el regreso del patrón climático natural conocido como El Niño, que estuvo ausente durante tres años. 

Estos factores están preparando el escenario para condiciones climáticas más extremas, como olas de calor más intensas, sequías, incendios forestales e incluso huracanes, que obtienen su energía destructiva del calor presente en los océanos. 

La acumulación de calor en el sistema climático es una consecuencia directa del cambio climático causado por el aumento de gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono, liberados por la quema de combustibles fósiles. Rick Spinrad, administrador de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), advierte que esta energía se manifestará de múltiples formas, y debemos estar preparados para sorpresas climáticas. 

El fenómeno de El Niño 

El fenómeno de El Niño es un episodio meteorológico que puede dar lugar a variaciones de temperatura en todo el planeta. En concreto, El Niño se caracteriza por traer consigo un aumento de las temperaturas considerable a nivel mundial. Ese cambio en el sistema climático suele conllevar un repunte en los índices de calentamiento global y un aumento de las posibilidades de batir nuevos récords de temperaturas máximas. 

El origen de este tipo de episodios es natural y comienza con un aumento de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico Tropical. No es un fenómeno aislado, sino que es habitual en la climatología terrestre: se producen en ciclos separados unos 2 a 7 años, con episodios de 9 a 12 meses de duración. 

El récord del año más cálido registrado en la Tierra se estableció en 2016. Según los meteorólogos, hay un 98 por ciento de posibilidades de que al menos uno de los próximos cinco años supere ese récord. Además, el promedio de temperatura durante el periodo de 2023 a 2027 será casi con certeza el más elevado jamás registrado para un período de cinco años.