• Violencia ha provocado el desplazamiento de 36 mil 682 personas en diez estados de la República Mexicana 
  • Entre enero y octubre de 2021, se marcó una diferencia importante con el 2020, cuando se reportaron 7 mil 486 casos 

María Escalante García  

La violencia ha provocado el desplazamiento de 36 mil 682 personas en diez estados de la República Mexicana, el 2021 multiplicó dicho problema y la población más afectada es la indígena pues conforman el 41% del total de habitantes desplazados, agosto del año pasado fue el mes con más registro de ciudadanos obligados a huir de sus lugares de origen con 10 mil 439 casos.  

Chiapas, Campeche, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, Sonora y Sinaloa, son las entidades con más personas desplazadas, de acuerdo con el último reporte de la Comisión Mexicana de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (CMPDDH). 

Los reportes señalan que entre enero y octubre de 2021, se marcó una diferencia importante con el 2020, cuando se reportaron 7 mil 486 personas desplazadas.  

El huir forzadamente del hogar desencadena una acumulación de violencias sobre quienes sufren de manera diferenciada de acuerdo con la pertenencia étnica, las condiciones socioeconómicas, entre otras categorías que reflejan la vulnerabilidad. Incluso al interior de las comunidades indígenas las repercusiones son más importantes, en particular hacia las mujeres. 

Las afectaciones por el desplazamiento interno en el país no sólo “se experimentan en la huida, sino también en las trayectorias y destino”. De acuerdo a la organización, en 2020, 9 mil 748 personas tuvieron que huir de sus tierras, de las cuales 4 mil eran indígenas, particularmente concentradas en tres entidades: Chiapas y Oaxaca, que, históricamente con Guerrero, registran el mayor número de episodios de desplazamiento de comunidades indígenas. 

Los pueblos indígenas representan 10.1% de la población nacional, por ello la desproporción tan grande en cuanto a las comunidades indígenas que resienten estas condiciones. El fenómeno, que se ha recrudecido, sólo es la “punta del iceberg de un problema complejo de violencias históricas que se han ido acumulando sobre cuerpos y territorios que se hacen visibles de manera muy dolorosa”, señaló CMPDDH. 

Estado con mayor número de desplazados 

Chiapas: En el 2021 se registraron los primeros desplazamientos en Chiapas. Eso ocurrió entre el 26 y el 30 de enero, cuando se reportaron nuevos ataques armados a las comunidades de Chivit, Stzelejpotobtic y a la cabecera municipal. 

Guerrero: En mayo, 300 personas de nueve comunidades en la sierra de Zihuatanejo, Guerrero, tuvieron que abandonar sus hogares debido a las extorsiones e incursiones armadas de “Los Cuernudos”. 

Oaxaca: En enero se reportó el desplazamiento de personas de la región Triqui, por lo cual la CNDH emitió medidas cautelares. 

Michoacán: Para febrero varias familias de Taretan, Michoacán, se vieron obligadas a abandonar el municipio debido a la actuación de grupos del crimen organizado que practican extorsión y buscan reclutar a adolescentes y jóvenes. 

Comunidades indígenas afectadas 

Más allá de los nuevos desplazamientos forzados que orillaron a comunidades indígenas, principalmente tsotsiles, tseltales, tarahumaras, huaves, mixes y triquis, en la actualidad hay muchas personas indígenas que viven en “desplazamiento prolongado”. 

El recrudecimiento en los últimos años del desplazamiento de comunidades indígenas sólo acentúa esta problemática que enfrentan desde la década de los 70 y especialmente en los 90 con las comunidades pertenecientes al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que hicieron más visiblemente el éxodo de comunidades con más de 80 mil personas en 1995.