Fragon 

Al momento de redactar este artículo, estamos a escasas horas de que se realice la jornada electoral en el país. Es decir, no existen resultados. Pero sí una patente incertidumbre entre las y los competidores.  

Se realizarán votaciones de las denominadas –trascendentales- dentro de este universo de procesos electorales. Hoy, de este año 2021. 

El 4 de abril empezaron las campañas de las y los candidatos en territorio mexicano. 

Durante estos días de proselitismo varios Estados fueron nota nacional.  

Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Baja California, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, entre otros, figuraron por los múltiples acontecimientos de violencia que marcaron con sangre este evento electoral. 

Afortunadamente en Hidalgo no se registraron hechos violentos en comparación con otras entidades federativas.  

Salvo la guerra sucia que detonó en su máxima expresión en el Distrito 5 de Tula de Allende. 

El abanderado de Juntos Hacemos Historia (PT, PVEM y Morena) y ex colaborador de Peña Nieto, Cuauhtémoc Ochoa Fernández, protagonizó una serie de bataholas.  

Incluso, en un video que subió a sus redes sociales -el mismo candidato- en su afán de protagonismo, evidenció su bravuconería al perseguir con un dejo de prepotencia a una camioneta en donde viajaban simpatizantes de Movimiento Ciudadano.   

Y, precisamente en este municipio, el pasado viernes asaltaron a dos trabajadores de la Delegación del INE-Hidalgo. Supuestos hampones se apoderaron de 2 millones de pesos destinados para las elecciones del 6 de junio… 

CAMPAÑAS FRÍAS.- Pero desde que empezó la propaganda de quienes compitieron por una diputación federal o una curul local, las campañas en territorio hidalguense resultaron anodinas, grises, desangeladas, y todo sinónimo implícito al tema. 

Llama la atención que, dentro de las estadísticas que publicó Facebook, referente a la inversión que hicieron candidatos mexicanos, Hidalgo fue de los últimos lugares. 

Es decir, 2 millones 734 mil 13 pesos. Casi 3 millones de pesos erogaron ya sea los partidos políticos o los mismos contendientes hidalguenses.  

La comparación con Nuevo León (50 millones 956 mil 253), Estado de México (27 millones 94 mil 361), Sonora (23 millones 632 mil 104) Jalisco (21 millones 812 mil 736) y la misma Ciudad de México (21 millones 277 mil 617), resultó abismal.  

De ahí se deduce que la mayoría de candidatos pasaron casi inadvertidos por el electorado. De esos que ni en estampita conocen los ciudadanos.  

Amén del pésimo trabajo de campo de la mayoría de sus jefes de prensa y de sus respectivos community  manager. Tan solo basta echar un vistazo a sus redes sociales. Principalmente en Twitter. De verdad, genera risotada.  

Ya estaremos comentando los resultados, pero al menos, en Hidalgo a unas horas de que se realicen las votaciones, se presagia un colosal abstencionismo. 

 La duda, abraza a cada votante ante unas y unos candidatos enclenques y hasta ciertamente desconocidos. ¡Que el sufragio se los demande! 

Al tiempo…