Víctor Hugo Islas Suárez 

Hace 25 años no había telefonía celular, internet en dispositivos móviles, no teníamos redes sociales, navegadores GPS, ni cámaras portátiles de alta resolución, no existían los relojes inteligentes con brújula, altímetro, barómetro, contador de pasos ni medidor de presión, y esto solo por hablar de lo que en el día a día tenemos en la palma de mano. 

En 1865 Julio Verne público “de la tierra a la luna” hace 157 años las personas no imaginaban siquiera poder volar, en 1928 Alexander Fleming descubría la penicilina, pero fue hasta 1943 cuando se comercializó, antes de esto miles de personas morían de una simple herida causada en el campo o en las ciudades en donde existían pobres medidas de salubridad, en fin, hemos dado enormes pasos tecnológicos desde hace 100 años, y ahora estos cambios substanciales se notan cada década, y esto puede hacernos pensar y fantasear (por qué no) en ¿Cómo será el mundo en el año 2050? 

Además de un exceso de población, calentamiento global, escasez de alimentaria, y miles de apps que nos quitarán el tiempo, estaremos muy lejos aún de las soñadas utopías de Issac Asimov o Ray Bradbury, seguiremos si robots que nos sirvan a placer y nos quiten del trabajo humano para hacer las siembras y cosechas o el lavado de platos que tanto molesta, sin embargo habrán muchas cosas “lindas” autos autónomos que nos evite el estrés del manejar todos los días a nuestros destinos, tendremos un trabajo en casa (mucho mejor que la farsa de Home Office actual) las comunicaciones serán 500 veces más eficientes, el internet estará hasta en las estufas y hornos de microondas, posiblemente los prototipos de autos voladores tengan por fin un espacio en las ciudades, la medicina tendrá avances inmensos, la posible cura del cáncer, mejores tratamientos para todo tipo de enfermedad, pero los virus y bacterias seguirán presentes con sus mutaciones y amenazas a la humanidad. 

Una economía más marcada para los países pobres, una democracia más fuerte en los gobiernos (no por eso mejores gobernantes, pregunten ahora en MTY) todo esto provocara más guerras, si bien las habrán de tipo armadas, serán peores las guerras económicas por recursos, en 25 años las computadoras y dispositivos móviles estarán conectados con todo, con todo, y esto provocara que los nuevos Elon Musk tengan aún más poder, tendrán los datos de todos, las grandes empresas tecnológicas poseerán el activo más valioso de la humanidad, la información, si bien ya vimos una pequeña demostración de esto en las elecciones de USA, México y Francia actualmente, imaginemos ese mundo, en el que estaremos viviendo con más gadgets, con más potencia en el internet, con mejores pronósticos de vida, con mejorías en la vida cotidiana, pero cada vez más selectivos en la economía, al igual que hoy, y más marcado, algunos países tendrán el control del resto del mundo y peor aún, unas cuantas personas y empresas poseerán el poder de dictar las normas y políticas mundiales de una manera más dictatorial que hoy. 

Me encantaría haber descrito un mundo mejor, con tecnología, medicina, y calidad de vida en general para todos y cada uno de los humanos en este pequeño y aislado planeta, pero no me es posible, para ser medianamente “poético” en la descripción del mundo del futuro tendría que quitar de la ecuación la mente retorcida de los humanos, que tienen avaricia, necesidad de poder, requieren tener el control de su entorno, mienten, roban, matan, no respetan ni a su especie, y se creen poseedores de la verdad universal, cuando no tienen ni la más mínima noción de lo que es en verdad el universo. 

Si quieren imaginar el mundo de una manera linda, utópica y romántica en donde los seres humanos viven sin carencias y son tratados por igual, siga imaginando, no conozco una sola obra escrita que proponga un mundo así, hasta en las fantasías de Disney hay un bueno, un malo, un pato rico y un perro faldero.