La vacuna contra el COVID-19 que desarrolla AstraZeneca junto con la Universidad de Oxford detuvo su fase 3 de prueba al detectar una posible reacción adversa grave.

La presunta reacción adversa se dio en un participante en Reino Unido, lo que provocó que se suspendiera la vacunación en general “para permitir la revisión de los datos de seguridad” de la inmunización, detalló un portavoz de AstraZeneca.

Hasta el momento se desconocen los síntomas del participante, sin embargo, una persona relacionada al caso dijo que se espera que se recupere pronto.

El portavoz aseguró que AstraZeneca ya trabaja en la revisión “del evento único” a fin de minimizar “cualquier impacto potencial en el cronograma del ensayo”.

Otra persona familiarizada con el asunto, quien habló bajo el anonimato, dijo que el hallazgo está teniendo un impacto en otros ensayos de vacunas de la compañía y en los ensayos clínicos de otros fabricantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here