Luis Mena Pantoja 

Para contribuir en la salvaguarda de los saberes ancestrales y como parte del proceso para la construcción dela nueva Ley de Ciencia, Tecnología, Innovación y Humanidades, el Congreso capitalino realizó el foro “El patrimonio científico y tecnológico de los saberes, el conocimiento y la ciencia prehispánica en la Ciudad de México”. 

El presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación del Congreso local, el diputado Christian Moctezuma González, recordó que en el territorio en que actualmente se ubica la Ciudad de México se desarrolló la cultura Azteca, una de las más importantes de Mesoamérica, cuya influencia aún se manifiesta en la cosmovisión, relación con la naturaleza y formas de organización social de la población. 

En este sentido, destacó los conocimientos sobre herbolaria, medicina, procesos constructivos sobre terrenos lacustres, cultivos en chinampas, estudio del cielo, ciclos del agua y ciclos agrícolas, entre otros, que poseían los mexicas. 

“Los pueblos prehispánicos realizaron grandes procesos de observación y experimentación en su entorno inmediato. Crearon y desarrollaron conocimientos a través de lo que hoy denominamos ciencia empírica, formal, natural y social”, aseguró la diputada Indalí Pardillo Cadena. 

En su oportunidad, la diputada Marcela Fuente Castillo afirmó que durante varios siglos la población originaria de México fue invisibilizada y menospreciada, pero que en la actualidad esta visión ha cambiado, por lo que es importante que en la nueva Ley de Ciencia, Tecnología, Innovación y Humanidades de la Ciudad de México se reconozca su diversidad y reivindiquen sus conocimientos.  

Ofelia Angulo Guerrero, subsecretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la CDMX, consideró importante recoger la identidad de los saberes milenarios que aún se conservan en las alcaldías Tlalpan, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta. 

Mientras que la profesora Krystina Magdalena Libura Sluzkiewicz, sugirió que en esta ley se rompa con el monopolio de legitimización de la ciencia, y realice investigación a partir de la bioculturalidad; y el investigador Bolfy Cottom propuso que se incluyan herramientas que permitan establecer una relación entre el conocimiento y el patrimonio cultural tradicional.