Luis Mena Pantoja

Los bordes del tiempo (2022) de Juan Carlos Padilla Monroy, es un brillante ensayo que establece un puente entre la literatura y la filosofía para reflexionar acerca de la aceleración social y sus implicaciones en la vida cotidiana.

“En nosotros está la preocupación por el tiempo, no es tanto el miedo a envejecer, que, si da por supuesto, sino el miedo a sentir que vivimos una vida que no valió la pena vivir, y que se nos está yendo, haciendo cosas que no queremos hacer. Creo que esa fue la afirmación, parafraseando a Rosa, si pasamos todo el tiempo acelerándonos para hacer las cosas que queremos hacer para que nos dé tiempo de ello, pero no nos da tiempo de hacer eso y seguimos acelerados así, al final y a largo plazo terminamos viviendo una vida que no queremos vivir y eso es, en mi opinión, horrible, y eso es lo que busco compartir en el libro”, aseguró el autor. 

Durante la presentación del libro, organizada por el Fondo de Cultura Económica, Padilla Monroy detalló que el libro está dividido en dos partes: la primera dedicada a la Teoría de la Aceleración Social de Harmut Rosa, y la segunda, acerca de la sobreexplotación de la naturaleza. “El tiempo se nos agota, y depende de a qué le dediquemos el tiempo, eso es lo que vamos a terminar haciendo”.

Por su parte, el poeta y ensayista Fernando Corona Torres afirmó que este libro se refiere a la imparable aceleración que amenaza con arrasar y consumir todo, y “pone en claro por qué y cómo somos esta sociedad cansada, sitiada, liquida y acelerada”.

“Juan Carlos en Los bordes del tiempo nos plantea la Teoría de Rosa, quien a su vez busca comprender por qué el ser humano, a pesar de los avances científicos y tecnológicos, parece que no ha alcanzado un Estado de Bienestar, Good Life, y todo esto sucede a nivel mundial. Parece que los orígenes de la aceleración social, sin atrevernos a dar una fecha específica, se dan desde los umbrales de la Revolución Industrial, que es este momento histórico en el que la humanidad entra en el vértigo tecnológico, en el que todo se hace más rápido gracias a la máquina, y todo se acelera los procesos, el ritmo de mercado, el comercio, la política, el entretenimiento y hasta el amor”, argumentó Cecilia Durán Mena.

La creadora literaria señaló que esta aceleración social de la humanidad y su entorno provoca que todo dure menos y se vuelva desechable, aun lo que antes era perdurable. “Esta reflexión de Juan Carlos a mi me pega muy hondo, porque me hace reconocer en mi misma un ser acelerado. Vamos corriendo ciegamente a toda velocidad, sin saber cuál es nuestro destino, sin importar cuál es nuestro destino”, expresó.

“El tiempo desde una perspectiva narrativa comprende subjetivamente desde un ámbito lineal el pasado, el presente y el futuro. A los escritores nos gusta sostenerlo entre los dedos, y apretarlo, y sentir que aquí lo tenemos fijo, y que podemos jugar y brincar hacia atrás y hacia adelante, como si fuera una mariposa que se congela a nuestro antojo”, comentó.

Juan Carlos Padilla Monroy es un escritor nacido en la Ciudad de México; licenciado en Comunicación, maestro en Historia del Pensamiento y doctor en Filosofía.