“el mínimo y dulce Francisco de Asís, está con un rudo y torvo animal, bestia temerosa, 

de sangre y de robo, las fauces de furia, los ojos de mal: 

¡el lobo de Gubbio, el terrible lobo!” 

Rubén Darío, fragmento de poema “Los motivos del Lobo”. 

José Manuel Rueda Smithers 

Gran revuelo sigue en los medios, a partir de que Andrés López mostró su molestia. Luego, sentenció desde su mañanera, que entraríamos en una nueva etapa de austeridad y ahorro históricos, hecho que se siente más como un nuevo intento por tapar las fallas de la 4T, sin mostrar verdaderos resultados. 

Busca una reforma a la Ley Federal de Austeridad Republicana, que él mismo impulsó, para instaurar la «pobreza franciscana» entre los funcionarios de Gobierno. 

«Ya vamos a pasar de la fase de la austeridad republicana a una fase superior, que es la de la pobreza franciscana, porque tengo reunión mañana con el gabinete y vamos a llevar a cabo medidas de austeridad adicionales», declaró en su matutina. 

En términos estrictos, la llamada «pobreza franciscana» hace referencia al voto que hizo San Francisco de Asís para llevar una vida de pobreza, que con el paso del tiempo sería retomada como un principio de las órdenes religiosas franciscanas alrededor del mundo. 

Hace casi dos meses, Eva Márquez, en la sección de economía del portal debate.com.mx, explicó que son varias veces las que el Sr. López se ha referido a la idea de la pobreza franciscana. Para quienes están poco familiarizados con las órdenes sacerdotales, explica que el origen del adjetivo franciscano hace referencia justamente a la orden religiosa fundada en 1209 (más de 800 años), bajo el ideario de San Francisco de Asís. 

Primero, AMLO, en noviembre de 2019, promulgó la Ley Federal de Austeridad Republicana buscando eliminar beneficios a sus funcionarios públicos, como lo eran los seguros privados, reducir el presupuesto de las dependencias en gasto corriente e impedir que salten a la iniciativa privada. 

Pero no pocos funcionarios y organismos autónomos se ampararon contra sus medidas y las reformas a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, por lo que avisó ahora de una reforma legal para buscar entonces, un posible cambio constitucional. 

«Vamos a buscar la forma de presentar una iniciativa de reforma a la Ley de Austeridad y, si procede, una nueva reforma a la Constitución para dejarlo más claro y que no se presente a interpretaciones que hicieron en el Poder Judicial de manera leguleya», comentó. 

Según sus datos, con sus medidas de austeridad se han ahorrado 2 billones de pesos (100.000 millones de dólares), desde diciembre de 2018, aunque en ese cálculo también incluyó el cobro pendiente a grandes contribuyentes y el combate al robo de combustible o «huachicoleo». 

Entre las medidas adicionales de austeridad al gobierno, anunció la restricción de viajes al extranjero -para reunirse por videoconferencia- disminuir los viáticos y evitar la compra de vehículos nuevos, y recalcó que su camioneta oficial es de 2018. 

También advirtió seguir con la parte que más le gusta hacer, más allá de gobernar: exhibir a quienes ganan más que él. 

Y textual, va una frase del periodista Francisco Garfias, en su columna Arsenal, de Excélsior, del pasado jueves 28 de julio: “Las finanzas no andan bien, pero los chairos van a celebrar como si hubieran ganado la Copa del Mundo. La 4T se hundirá en la mediocridad, pero eso sí: habrá lealtad”.