Aleinad Mina  

Gaston Bachelard fue un hombre de ciencia y de poesía, hizo complementarios ambos caminos para que el ser humano pudiera construirse ya sea a partir de la racionalidad científica o de los fenómenos psíquicos que se amplifican con la poesía. Su obra “Psicoanálisis del fuego” inaugura la filosofía imaginal de Bachelard que reflexiona tanto en un terreno estético. Su postura asume que la realidad se da y según su manifestación, se requiere de una vía adecuada para adentrarse a ésta, el conocimiento de ésta se da objetivamente desde la ciencia, y subjetivamente desde la poesía. En esta ocasión vamos a exponer cómo la poética propuesta por Gaston Bachelard inspira a la coreógrafa Carolyn Carlson 

Para Bachelard la poesía nos transforma, nos hace participar de una metamorfosis permanente. La poesía es un modo de producción del mundo, no de su reproducción, pues tiene como característica sustancial deformar, la ensoñación es deformar el mundo. Así pues, quien contempla el fuego siente que se consume, formando el nido de cenizas, el polvo solar, que regenera todo ser que se convierte en ave fénix. Entre los fenómenos [el fuego] es, verdaderamente, el único que puede recibir de modo neto las dos valoraciones opuestas: el bien y el mal. Brilla en el Paraíso. Arde en el Infierno” En este campo último hay una implicación directa entre el sujeto y el objeto, quién siente la fuerza magnética de sus elementos resplandecientes, no puede sino adecuarse a esa fuerza intrínseca que le mueve el alma mediante esa “observación hipnótica que es, siempre, la del fuego”.  

The Tree, la última creación de la coreógrafa para la compañía, es un reflejo poético de la humanidad y de la naturaleza naufragando. Tras Eau, Pneuma y Now, completa el ciclo de piezas inspiradas en el filósofo francés Gaston Bachelard. En la misma línea que el ballet Signes que creó para la Ópera de París en 1997 junto con el famoso pintor Olivier Debré, este trabajo interdisciplinariedades entre la coreógrafa y las artes visuales.  

Bachelard concibe a la poesía como una polifonía que se despliega en tres ámbitos distintos, los cuales están estrechamente vinculados. La poesía es vitalidad y movimiento, que se crea en silencio. El poeta que se entrega al fenómeno del silencio atiende sus voces internas, cada una le arroja un elemento de sí mismo.  Así Carolyn Carlson eligió el poder poético del fuego y simbólico de las llamas y, en general, sus movimientos aportan el vínculo qué hay entre lo incendiario que puede llegar a ser este elemento.  

The Tree cierra un ciclo importante de su trabajo centrado en los elementos agua, tierra, aire y fuego imaginados desde la perspectiva de Gaston Bachelard, que ha sido motor para sus creaciones anteriores eau, Pneuma y Now. 

“Me siento cercana a su filosofía, que cree que la verdad solamente puede ser revelada a través de la poesía, lo que necesariamente pasa por la imaginación y los sueños. […] la vida está llena de fuerzas que son destructivas y purificadoras a un tiempo, como el fuego, y es un aspecto que he reflejado en mi trabajo, pero percibirlo depende de las experiencias personales de cada espectador, de cómo cada quien identifica lo que percibe. La pandemia ha afectado a todos en el mundo y este trabajo intenta poner de relieve equilibrios armónicos que sanan el alma”, así la artista expresa su vínculo con la poesía y el proceso creativo que se fecundó en compañía del filósofo y poeta Gaston Bachelard.