Un estudio publicado por médicos de los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG) revela que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de COVID-19, puede afectar al sistema nervioso de una forma que reduciría temporalmente el dolor en pacientes con cáncer.

“Algunos pacientes con dolores relacionados con su cáncer han experimentado una significativa reducción o incluso desaparición de ese dolor durante la fase aguda de la infección”, indica el estudio, publicado en la revista científica especializada “Pain“.

El estudio recoge concretamente tres casos de pacientes oncológicos investigados por un equipo liderado por la doctora Lisa Hentch, de la sección de Medicina Paliativa de los HUG, y Matteo Coen, de Medicina Interna, apoyados por especialistas en neurología, radiología y patología.

Los pacientes, hombres de entre 67 y 84 años, fueron ingresados en HUG tras contagiarse de COVID-19 y experimentaron la desaparición de sus dolores derivados del cáncer poco después de la infección (en uno de los pacientes el dolor regresó gradualmente tras recuperarse de la enfermedad vírica).

Ante este fenómeno los expertos barajan la hipótesis de que la generalizada inflamación que el coronavirus causa en muchos órganos afecta a la ínsula, una de las partes más profundas del cerebro, que tiene entre otras funciones la de transmitir al ser humano percepciones tales como el dolor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here