Una base de investigación en la Antártida registró la temperatura más alta jamás alcanzada en el continente, 18.3 grados centígrados, informó la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La noticia se da en un contexto de creciente preocupación por el calentamiento global, el cual ha acelerado el descongelamiento de las capas de hielo alrededor del Polo Sur.

«Esta no es una cifra que normalmente se asocie a la Antártida, ni siquiera en verano. Supera el récord previo de 17.5 grados centígrados, que se estableció en 2015», dijo Clare Nullis, portavoz de la OMM, a periodistas en Ginebra.

«La península antártica (…) es una de las regiones de más rápido calentamiento del planeta. Se habla mucho del Ártico, pero esta parte de la península antártica se está calentando muy rápidamente».

La temperatura se registró el jueves en la base argentina.