El volcán de Cumbre Vieja en isla española de La Palma sigue rugiendo 26 días después del inicio de su erupción, con una sismicidad en aumento en las últimas horas y con el avance lento pero inexorable de la lava, que han obligado a nuevos desalojos de población.

En las últimas horas se han registrado en la isla decenas de terremotos, según la información del Instituto Geográfico Nacional (IGN) de España, de los cuales tres han podido ser sentidos por la población.

El de mayor magnitud tuvo lugar la pasada madrugada con una magnitud de 4.5, a 37 kilómetros de profundidad, después de otro de 4.1, tres segundos antes que el anterior y a la misma profundidad.

Los dos brazos de la colada más activa de las tres que se han formado desde el inicio de la erupción han ralentizado su avance tras adentrarse en el barrio de La Laguna, de la localidad de Los Llanos de Aridane, ya evacuado al completo, tras llevarse por delante un supermercado y atravesar el campo de fútbol.

El director técnico del organismo que supervisa la evolución de la erupción, el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, explicó este jueves que el avance de esta colada en las últimas horas llevó a la evacuación preventiva de las personas que aún no habían sido desalojadas, y que según el censo son unas 400.