• México, presumió en el pasado “Desfile Militar” -que ya perdió su tradición-, a sus Fuerzas Armadas; su imperio castrense. Sin embargo, es una lástima que no se use adecuadamente, pues, se rinde ante una fuerza facinerosa 
  • ¿En cuánto le habrá salido económicamente al gobierno de la 4T traer a tierra azteca a sus “invitados especiales”, para el Desfile Militar, para el Grito y para la reunión de la CELAC? 

Guillermo Pimentel Balderas 

Se sabe (Vox Populi) que, a pesar de todo su poderío militar, en Culiacán (Sinaloa) el hijo de un narcotraficante que tiene una orden de detención con fines de extradición de Estados Unidos, fue liberado por orden presidencial, después de que había sido detenido, hace casi dos años, por una célula de élite del Ejército mexicano.  

Al parecer, de nada sirve tener un poderío o fuerza militar como se demostró en el pasado “Desfile Militar” del 16 de septiembre de 2021 –que ya perdió su tradición-, si, se rinde ante una fuerza facinerosa.     

¿De qué sirvió haber mostrado, al mundo, un poder castrense con la marcha de 15 mil 180 integrantes de las tres Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional? ¿Con la circulación de 599 vehículos y seis unidades de maquinaria pesada? Y, ¿Sobre las plataformas –desfilaron- seis helicópteros y cuatro aviones no tripulados? 

Y, en la parte aérea militar, cruzaron los aires capitalinos 71 aviones y 28 helicópteros, un total de 99 aeronaves. Es decir, el Ejército y las Fuerzas Armadas de México dejaron ver que su poder de ataque y defensa destaca en el aire, con aeronaves capaces de cumplir misiones casi imposibles. 

Fue el desfile más largo de la historia de México, con una duración cercana a las cuatro horas y la participación de 34 banderas de guerra nacionales, 13 banderas y 437 militares de fuerzas armadas extranjeras; también circularon 60 charros y en cuanto a la fuerza animal, pasaron 276 caballos y 205 canes. 

En este 211 Aniversario de la Independencia de México, se dejó ver el potencial militar del país; lástima que no se use adecuadamente contra el crimen organizado. 

Entre las innovaciones que ocurrieron en esta ceremonia del 2021, hubo discursos del secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel (primera vez que interviene como invitado especial otro dignatario); y del mandatario mexicano, quien no estuvo en el Balcón presidencial de Palacio Nacional. 

En tanto, la elite castrense, o sea, los mandos medios y superiores, dicen que viven de maravilla; por su parte, la tropa, la hace de albañil y ponen “tienditas” de abarrotes en algunos aeropuertos del país como en el de Cancún. ¡Abrazos no balazos!  

Cuestión aparte: ¿Sabe usted en cuánto le salió, económicamente, al gobierno de la 4T traer a tierra azteca a sus “invitados especiales”, para el Desfile Militar? Por supuesto, no se diga el gasto para el “Grito (¿de independencia?), y ¿Para la reunión de la Sexta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que, fue un fracaso? Son preguntas, conste.  

¡La tropa huye! En la próxima entrega. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here