Pedro Flores  

El pasado 5 de julio en el legendario Palacio Nacional, se dio el grito de “Play Ball”, el presidente AMLO, daba inicio al juego del 2024 o sea la carrera presidencial entre dos equipos, el de Marcelo Ebrard, con todo el colmillo del mundo y el de Claudia Sheinbaum, hasta el momento su “delfín”. 

Para tener un “juego perfecto” antes de su III informe de gobierno, se necesitaban hacer ajustes en el equipo, con alguien de confianza y que no estuviera tan vituperada como la Dra. Olga Sánchez Cordero, a quien le dieron “base por bola” y la retornaron al Senado con la consigna de hacerla presidenta del mismo y subieron a la “lomita de las responsabilidades” al ahora ex gobernador de Tabasco Adán Augusto López.  

La salida de la ex ministra de la Suprema Corte quien, durante sus 33 meses como secretaria, Olga Sánchez Cordero denunció que sufrió violencia de género en el gabinete prácticamente era esperada, pero no de la manera en que se hizo, el pasado 27 de agosto la sacaron de una reunión en el Salón “López Mateos” de Los Pinos con gobernadoras electas, legisladoras, alcaldesas, para decirle, muchas gracias Adán va a ser tu relevo en gobernación  

Recordamosuna declaración de la hoy senadora en el pasado mes de febrero en donde señalaba que: “Cuando yo dije que sufría violencia en las reuniones de seguridad, era cierto, ¿Por qué? Porque se hacían grupos de puros hombres, estaba yo la única, y saben quién me volteaba a ver, nadie, antes de que llegara el presidente, ahí estaban cuchicheando todos, menos yo, yo no estaba incluida en esas bolitas de funcionarios”. Eso sucedía a pesar de ser de la primera mujer en llegar a la Secretaría de Gobernación, le dieron su “Novatada”  

Del nuevo hombre en “la lomita de las responsabilidades” es muy cercano al “Manager” desde los años 80s cuando el padre del nuevo secretario, Payambé López Falconi, un ilustre notario local, se convirtió en uno de los aliados clave de un joven López Obrador durante su ruptura con el PRI; ha sido diputado, senador y recordemos que en su presentación fue definido por el mandatario como un “paisano, amigo y compañero entrañable”.  

De esta forma los “Cacaoteros de Tabasco” fieles al manager tienen formado un buen equipo iniciando por el nuevo titular de la Segob, hasta donde se sabe es primo segundo de AMLO, él es hermano de la Administradora General de Auditoría Fiscal Federal del SAT, Rosalinda López Hernández, quien está casada con el gobernador de Chiapas, Rutilo Escandón Cadena. Su otra hermana, Silvia López Hernández, es esposa del consejero independiente de Petróleos Mexicanos (Pemex), Humberto Mayans Canabal, Javier May está en Bienestar y Audomaro Martínez en el Centro Nacional de Inteligencia.  

Al “relevista” lo dejaron con 7 carreras a 0, tendrá entre otras cosas que resolver muchos los pendientes como es la resolución de las víctimas de feminicidios, la protección a periodistas, la defensa de derechos humanos, el esclarecimiento de lo de Ayotzinapa, manejar lo de la revocación de mandato y la migración centroamericana y de Afganistán.  

El nuevo hombre encargado de hacer ganar a su equipo político y al que muchos ya lo dan como presidenciable, va a tener que practicar sus rectas, sus bolas de nudillos, sus curvas, la recta de cuatro costuras, la recta de dedos separados y su slider, porque se va a enfrentar a puro cuarto bat y bateador designado y tiene que salir con “un juego perfecto” sin hit ni carrera, para quedar bien con su jefe y demostrar que es un buen “Relevista” 

Y debe calentar mucho el brazo, no vaya a iniciar con un Wild Pitch, que es cuando el pitcher pierde el control y envía un lanzamiento tan desviado que el receptor no lo puede atrapar, y se le vaya ir el corredor hasta la primera base. Tampoco puede dar base intencional: jugada en la que el lanzador prefiere enviar cuatro lanzamientos malos y darle la base al bateador, salvo indicación del “manager”  

Todos los “peloteros” presidenciables, como se les conoce a los jugadores de beisbol de manera coloquial, son cuarto bat, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal Ávila, quienes pueden unir sus fuerzas en el último inning, son viejos lobos y son jonroneros, en el caso de Claudia Sheinbaum, mandaría a su bateador designado que es Martí Batres, que también tiene lo suyo.  

Este juego que se realiza en el “Diamante” que es por México será ya nada más de 3 innings o entradas, cada una de las partes donde se turnarán para ir al ataque y a la defensiva. Será muy interesante “el robo de señales” que haga cada equipo sobre todo ante un lanzador novato que puede recibir señales extremas o fuera de reglamento por parte de su manager, que los lleve a cometer errores y lo haga perder el juego, y cuya derrota sería lamentada.