• “Es un doble discurso recibir afganos y rechazar a migrantes centroamericanos, una política errada del canciller Marcelo Ebrard”: Luis Villagrán
  • Se han identificado a 34 mil 427 menores de edad, acompañados y no acompañados en condición irregular

María Escalante García  

“Es un doble discurso recibir afganos y rechazar a migrantes centroamericanos, una política errada del canciller Marcelo Ebrard, una diplomacia esquizofrénica, porque se dice una cosa y se actúa de otra manera. El actual gobierno no ha atajado la política migratoria sino al contrario se ha endurecido por eso hay una desafinada acción del gobierno de México porque de lo único que se puede hablar en este tema es de una contención, retención y represión por parte de Andrés Manuel López Obrador”, aseguró Luis Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana en Tapachula, Chiapas.

Agregó que ahora la corrupción es por omisión, en los gobiernos de Felipe Calderón y de Peña Nieto la migración no era tan intensa como se está viendo ahora, la actual administración ha querido hacer interpretaciones a su modo, arbitrarias y discrecionales.

El activista comentó que la Guardia Nacional es la más viva imagen de la represión, porque ellos no tienen conocimiento y no están capacitados para enfrentar lo que se está viviendo con las personas migrantes al contrario los persigue.

Las imágenes de funcionarios que persiguen, insultan, golpean y patean a migrantes centroamericanos contrastan con el discurso del presidente, López Obrador quien durante su campaña prometía visas de trabajo y criticaba, desde la oposición, la política de “policía migratoria de Estados Unidos”. 

De acuerdo a la ONG Plan Internacional, el aumento de la presión migratoria en México refleja un cambio paradigmático en los países de origen. Los motivos principales para huir en el pasado eran la reunificación familiar y problemas económicos, y ahora se le añaden los de salud, educación, violencia, desastres naturales y cambio climático. 

El flujo migratorio aumentó en México desde octubre de 2018, cuando caravanas con miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, comenzaron a ingresar al país para llegar a Estados Unidos, por lo que el entonces presidente Donald Trump presionó a México para que los frenara. 

Cuando el presidente Joe Biden llegó a la Casa Blanca en enero pasado suspendió el programa “Quédate en México” de su antecesor, que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar su audiencia desde territorio mexicano, miles de los cuales quedaron varados en campamentos fronterizos. 

Con ello, el flujo migratorio volvió a repuntar de manera que Estados Unidos detuvo el pasado julio en su frontera sur a 212 mil 672 indocumentados, la cifra más alta en 20 años. 

Menores indefensos 

El INM de México informó este martes que de enero a la fecha ha identificado a 34 mil 427 menores de edad, acompañados y no acompañados, que transitaban territorio mexicano en condición irregular. 

En un comunicado, el INM señaló que ese flujo de población se triplicó con respecto al mismo periodo en 2020 en el que se identificaron a 11 mil 703 menores de edad, acompañados y no acompañados. Del total, ocho mil 525 viajaban solos y 25 mil 902 en compañía de una persona adulta, principalmente de Honduras, Guatemala y El Salvador. 

Respecto al género de la población identificada en lo que va del año, 19 mil 859 son hombres y 14 mil 568 mujeres. 

De acuerdo con las entrevistas realizadas a personas migrantes por agentes federales de migración, “refieren que traficantes de personas les insisten sobre estar acompañados de menores de edad para facilitar su tránsito por México e incluso por Estados Unidos”. 

También comentaron que los traficantes de personas, llamados “polleros”, “les aseguran que existe una amnistía en territorio estadounidense que favorece el ingreso de personas migrantes, aun siendo irregulares y especialmente para quienes van con niñas, niños y adolescentes”. 

Solicitudes de refugio 

De enero a agosto, el gobierno de México recibió 77 mil 500 solicitudes de refugio; el 71 por ciento de éstas fueron presentadas en esta oficina; del total de solicitantes, 18 mil 883 son ciudadanos de Haití. 

Y es que la falta de un permiso migratorio en cualquiera de sus formatos impide a los migrantes tener acceso a servicios de salud de primer nivel.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here