Miguel Bárcena

En México como en todo el mundo, el pasado 5 de junio se conmemoro el Día Mundial del Medio Ambiente… aquí se hizo con un evento para mi simbólico en el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en el que se delineo la que será la política ambiental.

Hace unos días comentamos que era importante que el nuevo titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) definiera el rumbo y respaldara las instituciones del sector. Bien, esto ya ocurrió durante su primer evento público, en el que Víctor Toledo, inauguro la nueva sede de los laboratorios del INECC y dio a conocer los lineamientos que regirán la política ambiental, un decálogo con alto contenido ideológico.

Estos son: una estrategia ambiental para descentralizar y actuar territorialmente… un plan nacional de transición energética, en el que el petróleo es un recurso estratégico para lograr la sustentabilidad, aseveración que preocupa por sus consecuencias ambientales y por ser contrario a los acuerdos internacionales.

Anuncia también un nuevo programa de medio ambiente y recursos naturales, con impacto integrador, una alianza estratégica con pueblos indígenas y comunidades de zonas rurales que conservan y fomentan el uso adecuado de su capital natural. El fortalecimiento de las regiones en las que se proteja e impulse el patrimonio biocultural y el desarrollo de un programa de agroecología con énfasis en la defensa del maíz para lograr la soberanía alimentaria.

El titular de la SEMARNAT, también anunció proyectos para: conservar y aprovechar de forma adecuada los ecosistemas y su biodiversidad para reducir la desigualdad con el principio de producir conservando y conservar produciendo, acuerdos laborales con colectivos de jóvenes urbanos para fomentar el desarrollo de energías renovables, reciclado, captación de agua de lluvia, transporte alternativo, agricultura urbana y periurbana para la regeneración ambiental, fomentar las pesquerías, ecológicamente adecuadas, reforzar acciones para revertir el cambio climático y exigir a los países más contaminantes que asuman sus responsabilidades.

Víctor Toledo dice que aplicara una ciencia con conciencia social y ambiental, éticamente responsable y convertirá a la SEMARNAT en una institución que impulse, proteja, fomente y apoye la regeneración ambiental del país, en diálogo permanente con la ciudadanía y buscando la cooperación internacional; falta saber cuáles serán los costos ambientales y sobre todo los resultados esperados.

Esperamos, que ahora, que sabemos hacia dónde vamos, la política energética se alinee a la política ambiental y no al revés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here