Pedro Flores  

Bajo la premisa de “no voy a cambiar mi política de seguridad” manifestada por el habitante de Palacio Nacional, México seguirá padeciendo los datos duros que nos dan los números fríos que registran en este mandato 121 mil 642 asesinatos, una violencia de género que afecta al 66.1 por ciento de mujeres, mayores de 18 años lo han experimentado además de los 229 feminicidios en lo que va del 2022 a los que se le suma la modalidad del cobro del derecho de piso que “trabaja” con total impunidad.  

Este fenómeno, el cobro de piso, según estudios del sector privado, representa ganancias por hasta 11.3 mil millones de dólares para las organizaciones que la perpetran y ha originado el cierre de más de 10 mil pequeños y medianos negocios y según la Confederación Patronal de la República Mexicana, en el primer cuatrimestre de 2022, el ánimo de inversión bajó al 52 por ciento, 1.8 menos que el año anterior y aumentó los índices de inflación y encarece la canasta básica.  

Los ejemplos son varios, este tipo de extorsión en el campo es incalculable, y si vemos el caso del limón, el kilo en Michoacán es de 35 pesos, pero con el “derecho de piso” se encarece a 50 pesos, los mayoristas adquieren el producto y lo venden a 60 pesos y después los minoristas lo compran y posteriormente lo comercializan en 70 pesos. El consumidor final paga el kilogramo en el tianguis o en el mercado en 80 o 85 pesos.  

Agregó que las ciudades agropecuarias que más sufren la extorsión por parte del crimen organizado son Irapuato con 40.3 por ciento; Uruapan con 36.8 por ciento; Oaxaca con 33.3 por ciento; Xalapa con 26.7 por ciento; Coatzacoalcos con 26.6 por ciento; Aguascalientes con 25.6 por ciento, así como Pachuca con 24.7 por ciento, esto sucede a pesar de los “operativos” de la Sedena y la Guardia Nacional.  

Entre los otros datos que tiene el INEGI, indican que en la mayoría de los estados en donde ha crecido este tipo de delito y la delincuencia en general, son gobernados por Morena. Entre los casos más significativos está Sonora, cuyo gobierno encabeza Alfonso Durazo, exsecretario de Seguridad Pública federal; en esa entidad los asesinatos pasaron de mil 582, en 2020, a 2 mil 88 el año pasado, con un alza de 31.9%.  

A su vez, Zacatecas, gobernado por David Monreal, pasó de mil 244 homicidios a mil 776 que, según las estadísticas del Inegi, significa un crecimiento de 42.7%. Guanajuato, con más asesinatos. Otros de los estados en los que aumentaron los homicidios son Campeche, Chiapas, Michoacán, Morelos, Nayarit, Tlaxcala, Baja California y Nayarit, en la mayoría hubo cambio de gobierno el año pasado y Morena tomó el poder.