En el segundo día de la misión Artemis I de 25,5 días, la nave Orion de la NASA usó su cámara de navegación óptica para tomar fotos en blanco y negro de la Tierra, a mitad de su camino a la Luna.  

Orion utiliza la cámara de navegación óptica para capturar imágenes de la Tierra y la Luna en diferentes fases y distancias, proporcionando un cuerpo de datos mejorado para certificar su eficacia como método para determinar su posición en el espacio para futuras misiones bajo diferentes condiciones de iluminación. 

Los equipos también activaron la carga útil Callisto, una demostración de tecnología de Lockheed Martin en colaboración con Amazon y Cisco. 

Callisto se encuentra en la cabina de Orion y probará la tecnología de video y activación por voz que podría ayudar a los futuros astronautas en misiones en el espacio profundo, informa la NASA. 

La duración del viaje a la órbita lunar está programada en seis días desde el lanzamiento. La nave corrige trayectoria en ruta con la ignición de los motores auxiliares del módulo de servicio europeo acoplado a la cápsula Orion. 

 La entrada de Orión en la esfera de influencia lunar hará que la Luna, en lugar de la Tierra, sea la principal fuerza gravitacional que actúa sobre la nave espacial.  

En la fase final del viaje a la órbita lunar, los controladores de vuelo realizarán un encendido de sobrevuelo motorizado de salida para aprovechar la fuerza de la gravedad de la Luna, acelerar la nave espacial y dirigirla hacia una órbita retrógrada distante más allá de la Luna. 

Durante el sobrevuelo motorizado de salida, Orión hará su aproximación más cercana, aproximadamente 120 kilómetros, por encima de la superficie lunar. Cuatro días después, otra puesta en marcha utilizando el Módulo de Servicio Europeo insertará a Orión en una órbita retrógrada distante, donde permanecerá durante aproximadamente una semana para probar los sistemas de la nave espacial.