• La triste partida del príncipe de Tzintzuntzan
  • Para mis amigos Arsenio I y Arsenio II
  • A su corta edad era un genio de la política
  • Fue ejemplo y orgullo para el priismo

José Cruz Delgado

El pasado domingo se cumplió un año de la triste partida del amigo Arsenio Hernández Gama y Yulián Germán Solís, dos jóvenes que dieron la vida por su partido el PRI, fueron ejemplo de orgullo partidista, lealtad y convicción, con futuro prometedor, pero el Creador les tenía preparado otro destino: estar a su diestra en el cielo.

Sí, fueron dos cuadros con talento y talante dentro de las filas priistas, pero lamentablemente se nos adelantaron en el camino.

Ningún homenaje sería suficiente para reconocer en Arsenio II su valía que, a pesar de su juventud supo ganarse el cariño de los que lo conocimos y de la familia priista.

Desde la última capital del imperio purépecha, Arse Hernández Gama y Yulián, ambos tenían un futuro prometedor y que, en todo momento llevaron un mensaje de unidad del partido, hicieron equipo y priorizaron el diálogo. 

Sí, con una visión innovadora y una labor desde las bases, realizaron para el tricolor un trabajo territorial importante, con una labor constante. Los dos iniciaron sus trayectorias dentro del Movimiento Territorial y sumaron sus experiencias y su esfuerzo en otros sectores y organizaciones.

Formaron parte de la Tercera Generación de la Escuela Nacional de Cuadros, donde generaron importantes acuerdos políticos y lograron establecer importantes alianzas, además de participar activamente en varias campañas políticas del ámbito nacional, estatal y municipal. 

Tengo el honor de conocer a Arsenio Hernández, ex alcalde del último Imperio Purépecha, desde hace muchos años, también a Arsenio II, desde que era pequeño, por eso fue dolorosa su partida.

El Príncipe de Tzintzuntzan”, era ya un genio de la política, pero sobre todo era el amigo de todas y todos.

Para mi amigo Arsenio I, El Rey Purépecha, como se autonombraba de broma cuando alcalde, solo le deseo resignación, al igual que a su familia, es doloroso perder un hijo, lo sé por experiencia, pero siempre mi amistad y solidaridad para ti.

Respecto a Yulián Solís, añadió fue otro joven talentoso, Consejero Municipal y Estatal del PRI, por lo que su labor partidista lo llevó a recorrer varias colonias y tenencias de Morelia, en las que llevó el mensaje de unidad y trabajo que distinguen al PRI, siempre creyente de la innovación como parte fundamental del ejercicio político, conformó un equipo de trabajo de amigos, con un fin común, hacer de la política un espacio de crecimiento para los jóvenes, un espacio de desarrollo, que permitiera que los jóvenes aprendieran de los adultos, las buenas prácticas, para con ello contribuir al mejoramiento de su entorno y de su ciudad, narró Xóchitl Ruíz.