La agencia espacial estadounidense NASA anunció un aplazamiento de la salida de la Estación Espacial Internacional (EEI) que iban a realizar dos de sus astronautas, debido a la existencia de basura espacial en la zona.

“Ante la imposibilidad de evaluar correctamente el riesgo que podría suponer para los astronautas, los equipos decidieron posponer el paseo previsto para el 30 de noviembre hasta tener más información“, subrayó la NASA.

Hasta ahora no se ha fijado una nueva fecha para esa salida de la EEI que tenía como objetivo reemplazar una antena en el exterior del laboratorio espacial que perdió recientemente su capacidad para enviar señales a la Tierra a través del Sistema de Satélite de Rastreo y Retransmisión de Datos de la NASA.

El mal funcionamiento de la antena situada en el Puerto 1 no dejó sin comunicaciones a la EEI, que cuenta con sistemas adicionales de banda S de baja velocidad, así como el sistema de comunicaciones de banda KU de alta velocidad que transmite video, pero los administradores de la misión decidieron sustituirla por una nueva.

Los astronautas Thomas Marshburn y Kayla Barron tenían previsto permanecer seis horas y media fuera de la EEI para reemplazar la antena con ayuda del brazo robótico Canadarm2, controlado desde el interior por Matthias Maurer de la ESA (Agencia Espacial Europea).