• Otro recorte al gasto público, traerá más despidos y caída en la dinámica económica

Miguel Ángel Rocha Valencia

Ahora sí, hasta se me erizaron los cabellos. La declaración de Alfonso Romo Garza, el jefe de la Oficina de la Presidencia de que pasaremos de la “austeridad republicana a la pobreza franciscana”, es para alarmar a cualquiera.

Bueno hasta la tontería de solicitar disculpas a España por los presuntos excesos en la conquista pasa a segundo plano. Lo dicho por el segundo de Palacio Nacional es motivo de preocupación y esperemos no repercuta, aún más en la ya frágil situación financiera del país, donde el amago de recesión se hace cada vez más evidente, lo mismo que de autoritarismo.

Porque además, Alfonso Romo Garza sabe bien de lo que está hablando, es un  empresario con espolones y su esfuerzo es convencer a sus pares para que sustituyan el gasto a inversión que no hará al gobierno de López Obrador, pues esos recursos irán a programas clientelares.

El tema no es menor pues lo dicho por el jefe de la Oficina de la Presidencia tiene que ver con un mayor recorte al gasto de las dependencias de gobierno, donde los despidos se han vueltos masivos y por lo visto continuarán, pues la única forma de evitarlo sería frenar los programas a fondo perdido y destinar dinero a inversión o de plano, recurrir al déficit, a la deuda que amenaza con ser impagable pues supera con mucho el 40 por ciento del PIB.

Es decir que vienen tiempos más difíciles para miles de mexicanos que se quedarán sin empleo. El mismo Romo Garza dijo que aún no sabe de a cómo será el nuevo ajuste, no nos dijeron cuánto; en las últimas dos semanas nos han pedido más recortes”

Y no obstante que el mismo Romo ve a las “secretarías agobiadas porque les quitaron una gran parte del presupuesto y de la gente” dice que lo van hacer, es decir no importa la baja en la operatividad de las dependencias y el despido de personas, lo cual generará un hoyo que afectará a la administración pública.

Se olvida entonces que el motor de la economía está disminuyendo su ritmo y con ello todo el país. Aguas, el tema no es menor pues desempleo y baja dinámica en el mercado interno sólo nos puede llevar a un punto más allá de la pobreza franciscana.

Quien no lo crea, esperamos no lo lamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here