• SIMESA, conade, empleo

Javier Cerón Espinosa

Sin dar tregua a quienes quisieran que ya se acabarán los problemas en el Sistema de Transporte Colectivo (Metro), parece que sigue la mata dando y un día sí y al otro también hay incidentes que tienen a los usuarios en la incertidumbre, mientras las autoridades buscan a quien se atreviese para acusarlo de adversario o saboteador, señalan de todo menos de que van a canalizar más recursos al mantenimiento, para que los trenes no operen con parches y refacciones hechizas.

Han enderezado todos los obuses en contra de los trabajadores y del sindicato del metro, como las cabezas más visibles de estos hechos “atípicos” como lo acuña la “corcholata” Claudia Sheinbaum, que en su desesperación por terminar con estos hechos desde el accidente de la Línea 3, donde falleció una joven, hasta la Guardia Nacional la metieron a los túneles para dar supuestamente seguridad a los millones de usuarios.

Pero en unos días la llamada Guardia Nacional, ya quedó rebasada, ni ha encontrado nada, sus elementos se la pasan hasta desorientados en los andenes viendo sus celulares y cuando empieza a salir humo de las vías, solo les queda el recurso de ayudar a bajar a los usuarios de los vagones, porque con Guardia Nacional y sin ella, los trenes siguen fallando porque no tienen mantenimiento calificados como incidentes “atípicos”.

La desesperación está latente en el room ward del Palacio del Ayuntamiento, porque las preferencias populares de su “jefa”, están en caída libre y ni con acusaciones a los adversarios, a los trabajadores sindicalizados y hasta una señora que tuvo la mala suerte de que se le cayeran las aspas de su lavadora a las vías, ahora es acusada de sabotaje, en una acción de lo que es la justicia que predican aquellos que gritan “primero los pobres”.

Sino es la Línea 3, es la 7 ó la 5, los usuarios rezan antes de subirse al Metro, sin embargo, ni el Gobierno de la Ciudad de México, menos el Director del Metro, Guillermo Calderón, han dado un diagnóstico de los trenes y su estado en el que se encuentran, del stop de refacciones y del desgaste de las vías, como lo ha venido demandando el Sindicato de Trabajadores del SCT, que comanda Fernando Espino, así es que la Guardia Nacional seguirá en el ojo del huracán, porque nada más hay que preguntarse cuánto dinero en sueldos se gastan en los 6 mil elementos que llevaron a los túneles, que bien podrían ser canalizados al mantenimiento preventivo y correctivo de los equipos.

Claudia Sheinbaum se ha centrado en tratar de convencer a sus seguidores de que se ha aumentado el presupuesto del Metro, pero los números indican lo contrario, ha decrecido y al estilo del “…no somos iguales” como lo pregona su guía de Palacio Nacional, no admite la realidad, menos de corregir que hay subejercicios y de que no se han destinado recursos en aras de la llamada Austeridad Republicana, que ya ha cobrado vidas y en lo que va de esta administración llegan a los 30, por lo menos es lo que se observa de 26 den la Línea 12 y uno de la Línea 3, sin que se tomen acciones de fondo con planeación y estrategia, no de ocurrencia.

Ahí los guardianes nacionales seguirán en los andenes, sin hacer nada, ya hubo protestas para que se deje de militarizar el Metro, todo es Guardia Nacional, menos donde hace falta y lo más grave es sí estos elementos fueron capacitados para cuidar usuarios del metro, para que los trenes sean seguros ó fueron reclutados para combatir la delincuencia organizada donde hacen falta, Michoacán, Guanajuato, Zacatecas, Sinaloa, Sonora, etc., dónde están aquellos que gritaban que contra la Ley de Seguridad que pretendía el gobierno anterior priísta, ahora aceptan y “callan como momias”

Los usuarios claman por un metro seguro y escuchan excusas y cortinas de humo, la realidad supera la ficción, no hay mantenimiento, hay escasez de refacciones y sólo hay discursos encaminados a enaltecer la imagen de una “Jefa” que va cayendo y eso que esas preferencias fueron medidas antes del accidente de la Línea 3, ahora viene lo que menos quieren sus feligreses, mientras el metro rueda y rueda y ese no tiene memoria electoral y política.

DE TODO UN POCO…

SIMESA…. Con avance firme continúa el Sindicato Mexicano de Salud, cuyo Secretario General Ricardo Cruz Cotero, confirma un liderazgo a toda prueba como una opción para los trabajadores de la Secretaría de Salud, por lo que el sábado pasado estuvo en Mérida, Yucatán para presidir el Primer Congreso Nacional Extraordinario del Comité Estatal de SIMESA en la entidad, con lo que la cobertura es de más de la mitad del territorio nacional, confirmándose como una opción para los trabajadores al servicio del Estado en salud, una vez que han sido olvidado, utilizados para fines políticos y dejados en indefensión por el otro sindicato, SNTSA, cuyos dirigentes sólo se han dedicado a acumular riqueza a costa de los trabajadores, mediante todo tipo de argucias y maniobras para mantener sus cotos de poder, ahora el horizonte está abierto para todos los trabajadores que quieren dejar el yugo que por décadas les han impuesto dirigentes que están rumbo al ocaso, la puerta está abierta en SIMESA… ¡Trabajo!…

CONADE… Si hay otra funcionaria que es protegida, incondicional y no es “corcholata”, del huésped de Palacio Nacional, es sin duda la Directora de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE), Ana Gabriela Guevara, que maneja a su libre arbitrio ese organismo deportivo en materia de presupuesto al dejar sin pagos a los trabajadores, sin el pago de becas y estímulos y del escándalo en el que se vio envuelta por el desvío de presupuesto por los contratos asignados, no pasó nada, todo fue cubierto por el manto de la llamada 4T, a la sonorense se le fue la oportunidad de que el deporte brillara, seguramente será más recordada por sus fracasos como directiva que por su medallas olímpicas y los deportistas ya sabrá qué opinan.. ¡Lastima!…

EMPLEO…Por más que maquillen las cifras del empleo con seguridad social, la realidad es que no crece en una economía maltrecha por la pandemia y por la falta de políticas de inversión, ahora con la aprobación de las llamadas vacaciones de 12 días para los trabajadores en el primer empleo, impactará en la planta productiva, predicen los analistas financieros, así es que no hay que echar las campanas a vuelo, cuando la economía nacional trae un rezago de años, más con esa caída de 8.1% en 2021, si hay crecimiento apenas arañará el 1 % y eso si le va bien, por lo pronto el disparo del precio de la tortilla hasta 25 pesos por kilo en algunas zonas del país, se está buscando culpables como ya es común en estos tiempos y ojalá ese peso mexicano siga tan fuerte, pero no es por un sólido crecimiento económico, sino sostenido por los más de 66 mil millones de dólares que envían los mexicanos a su familias, así es que se espera que no sea un espejismo “al tiempo…” Hasta la próxima