• En ello coinciden expertos en el foro Global Tobacco
  • Muchos fumadores no creen tener una enfermedad: KF
  • Molinari pide impulsar instrumentos de daño reducido

 Juan García Heredia

Especialistas reunidos en el Global Tobacco & Nicotine Forum, en Londres, Inglaterra, urgieron a que autoridades avancen en la regulación de vaporizadores para revertir el tabaquismo, pues –se dijo- este problema provoca la muerte de unos ocho millones de personas cada año en el mundo.

En el marco de la edición 2021 de ese evento, efectuado tanto de forma presencial como por internet, expertos y activistas coincidieron en que “acelerar la regulación de dispositivos de riesgo reducido, como los vaporizadores, así como entregar información fidedigna y no tratar a los fumadores como enfermos, son las mejores opciones para combatir el tabaquismo.

El investigador del Centro de Cirugía Cardiaca Onassis, en Grecia, Konstantinos Farsalinos, dijo que uno de los grandes retos que enfrenta la lucha en contra del tabaquismo es la manera de definir y tratar de los fumadores, pues en muchas ocasiones, apuntó, se les otorga una condición de “enfermos”, cuando lo cierto es que a ninguno de ellos les agrada la idea de que sean colocados en esa posición, lo que deriva en fracasos y pocos resultados favorables en la lucha contra el tabaquismo.

“En la mayoría de los casos, los fumadores no creen que tengan una enfermedad o que quieran ser tratados como si la tuvieran, pero si les damos información precisa sobre los cigarrillos y les informamos sobre los productos de riesgo reducido, la mayoría cambiará o dejará de fumar”, expuso.

En esa misma línea, Mirta Molinari, coordinadora de la organización francesa, Unión Internacional Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias para América Latina, consideró que las autoridades de los países interesados en combatir el tabaquismo deben enfocar energías para impulsar el uso de instrumentos de daño reducido, como el caso de los vaporizadores, para que los fumadores de tabaco migren de esa actividad hacia al vapeo, el cual genera 95 por ciento menos daño que fumar cigarros convencionales.

En este sentido, destacó las importantes oportunidades que implica avanzar en la formulación e implementación de marcos regulatorias para la distribución, venta y consumo de dispositivos de daño reducido, como el caso de los cigarros electrónicos, pues de lo contrario, existe el riesgo de orillar a los exfumadores o a quien esté en el proceso de abandonar el consumo de tabaco a retomar dicha actividad o buscar alternativas en el llamado “mercado negro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here