Los talibanes se reunieron con representantes de Estados Unidos en Catar, en la primera reunión presencial desde la retirada estadounidense de Afganistán a finales de agosto, en la que los primeros pidieron “relaciones positivas” y desbloquear fondos internacionales.

El ministro de Exteriores del Gobierno interino talibán, Amir Khan Muttaqi, afirmó que las delegaciones “de alto nivel” de ambas partes “mantuvieron conversaciones detalladas” durante la primera jornada de reuniones en Doha, que continuarán mañana.

“En esta reunión hablamos de asistencia humanitaria e insistimos en que el acuerdo de Doha debe ser aplicado plenamente. La integridad y el espacio aéreo afganos deberían ser respetados, y no debería haber interferencias en los asuntos internos”, dijo Muttaqi.

Los talibanes y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo en febrero de 2020 en Doha que marcó la retirada final de las tropas estadounidenses del país, una circunstancia que los fundamentalistas aprovecharon para lanzar una rápida ofensiva y capturar Kabul el pasado 15 de agosto.

Según los talibanes, los participantes subrayaron la necesidad de “mantener relaciones positivas y los contactos”.