Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Pública, informó que ya solicitó la renuncia a varios directores de área y directores generales vinculados o relacionados con el ex titular de la dependencia, Genaro García Luna.

Aunque no ofreció detalles, explicó que con los despidos se cumple la instrucción del Presidente Andrés Manuel López Obrador para que en el área de seguridad no trabaje nadie que pueda tener alguna complicidad con el ex funcionario, hoy procesado en Estados Unidos por el presunto pago de sobornos del Cártel del Sinaloa.

«El propósito es que ninguna persona vinculada al ex Secretario de Seguridad Pública forme parte de nuestro equipo de trabajo. Los riesgos de la permanencia de ese personal serían altos porque hay que recordar que, en la cultura política de nuestro País, las relaciones personales se convierten en relaciones políticas y con frecuencia en complicidades y eso es lo que queremos evitar», dijo.

«Ya se les ha pedido la renuncia a algunos colaboradores. No tengo el dato a la mano (de cuántos), pero puedo proporcionar la información. Son varios, son varios, son nivel de puestos de director de área, de directores generales».

Entrevistado en Palacio Nacional, Durazo advirtió que la salida de esos servidores públicos no necesariamente podría derivar en investigaciones o fincamiento de responsabilidades.