José Sánchez López

DESDE hace décadas, ríos de tinta han corrido por los execrables crímenes de periodistas, donde compañeros del oficio reporteril de a pie reclaman la rampante y ofensiva impunidad.

Desde luego, no faltan asociaciones y grupos que sólo asoman la cabeza cada vez que cae un reportero, pero que no han hecho nada para ayudar al gremio: mejoras laborales, casa, salarios dignos, prestaciones, protección, etc.

Claro, es más fácil y barato enarbolar una bandera de falso paladín y retomar las manidas frases: “condenamos enérgicamente, no a la impunidad, exigimos a las autoridades, ni uno más”, bla, bla, bla.

Frases de las que se cuelgan aquellos funcionarios que tenían la responsabilidad de garantizar seguridad.

-NO ESTÁS SOLA, SUSANA, vociferó el clásico.

¡Uuff! Sería mejor que no interviniera aquél que un día sí y otro también se dedica a denostar tan noble oficio y ahora resulta que también se erige en defensor…

-Mmmmjuuú.

Lo cierto es que México ha sido y es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas y activistas. En los últimos 21 años han sido asesinados 163 comunicadores y al menos el 95 por ciento permanece en la impunidad.

En el sexenio de VICENTE FOX, hubo 22 homicidios de comunicadores. Con FELIPE CALDERÓN, 49, más del doble; y en los seis años de ENRIQUE PEÑA NIETO, 47.

Y en los 32 meses que van de la gestión de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, es decir ni siquiera la mitad de sexenio, suman ya 45 periodistas asesinados y en ese mismo lapso han sido ejecutados 69 defensores de derechos humanos.

Esos datos fueron proporcionados por ALEJANDRO ENCINAS RODRÍGUEZ, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, lo que sitúa a la administración obradorista como una de las más violentas para para la prensa y defensores de derechos humanos.

México, de acuerdo a la edición 2021 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, elaborada por Reporteros sin Fronteras, ocupa la posición número 143, de un total de 180 países en que enlista a los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

La organización Artículo 19, detalla que cada 10.75 horas se registra una agresión contra la prensa.

Los que nos dedicamos a este oficio, sabemos que el narco no mata al periodista que lo exhibe, irónicamente hay más honor, un código no escrito entre hampones que respetan y que es más fácil que la orden de acabar con el periodista incómodo parta de algún político o funcionario resentido, principalmente de alto nivel. 

Luego entonces de qué sirve el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en el que “las medidas de prevención están encaminadas al diseño de sistemas de alerta temprana y planes de contingencia para evitar potenciales agresiones a defensoras de Derechos Humanos y periodistas” (¿?).

Aunque claro, lo más seguro es que el inquilino de Palacio, como de costumbre, salga con que tiene otros datos.

¿Cuántos más caerán en los 3 años y 4 meses que le faltan al presidente LÓPEZ? ***RECORDEMOS QUE LA MENTIRA Y EL ENGAÑO TIENEN CADUCIDAD. *** AU REVOIR.

joebotlle@gmail.com

*******

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here