José Luis Benavides / @Benavideslaw

GENTE NORMAL en la llamada Tercera Guerra Mundial nadie sabe para quién trabaja y es evidente que este conflicto mundial tiene muchas más aristas de las que aún podemos imaginar, es decir, que nuestra política aldeana con olor a tamalitos de chipilín está viviendo algo que ellos –los de la #CuartaTransformación- llaman “INJERENCISMO”, pero que no es otra cosa que una simple “GLOBALIZACIÓN” en todos los terrenos de la vida pública y privada.

Así pues, hemos visto como el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador empieza a denostar y confrontarse con la Administración Biden por los señalamientos hechos por el demócrata Secretario Antony Blinken acerca del ataque constante a periodistas en México, mismo mensaje que lleva avalado –entre líneas- lo dicho también por el senador republicano Ted Cruz sobre el caso de la “Casa Gris” denunciado por el comunicador Carlos Loret de Mola y que enmarca sospechas de conflictos de interés y corrupción dentro de la empresa Baker Hughes con la prole presidencial avecindada en Houston, Texas.

En este contexto se encuentra atrapado el canciller Marcelo Ebrard Casaubón quien por un lado tiene que avalar el muy elemental conocimiento geopolítico del presidente y a partir de esos diagnósticos tan básicos salir a fijar posturas diplomáticas ante el concierto mundial, mismas que, ni quedan bien con los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) y mucho menos le importan a Vladimir Putin y al Kremlin.

Ebrard se encuentra entre dos fuegos y tendrá que sacar toda su astucia e inteligencia para salir bien librado de este conflicto mundial, el cual, lo puede elevar a ser considerado por el presidente Biden como “su hombre de confianza en México” o hundirlo irremediablemente en el basurero de la historia política de nuestro país, y que es donde seguramente terminará esta pesadilla llamada #CuartaTransformación

Por otra parte, resulta claro que el mensaje tibio de López Obrador sobre la invasión de Rusia a Ucrania juega dentro de los límites de la perversidad, conjuntada con la soberbia de un hombre resentido con el Establishment norteamericano, todo esto, sumado a su admiración setentera de los regímenes dictatoriales de Latinoamérica, pero siempre enmascarados con el concepto de “soberanía” que tanto gusta a los populistas en general.

Finalmente, parece que Ucrania puede sumar a la aspiración presidencial de Marcelo Ebrard o en su defecto sepultar esos sueños para siempre; ¿Con quién se alineará Ebrard, con la Casa Blanca o con Palacio Nacional? Hagan sus apuestas.

Al tiempo.

PARA EL COLOFÓN: Por ahí se dice y se comenta cada vez con más insistencia que vienen más videos comprometedores de colaboradores y familiares cercanos al primer círculo presidencial ¿Será?

Las opiniones son a título personal y no necesariamente representan las posturas de las personas públicas o privadas que represento.

No dejen de escucharme en @UrbeDeHierro todos los Lunes de 4 a 5 de la tarde para platicar de #Negocios & #Política con @MiguelLoFarias y @AlejandroCama50 por https://abcradio.com.mx

Si tienen alguna duda no dejen de mandarme sus comentarios y con gusto se los responderé.

¡Hasta la próxima y síganme en mis Redes Sociales! https://linktr.ee/benavides.lawyer